Se vanagloria Tebas allá por donde va de que tenemos la mejor Liga del mundo. Que somos la envidia de todos. Que son los demás los que nos copian el modelo. Pues bien, resulta que la supuesta mejor Liga puede tener un campeón gracias al error monumental de un juez de línea que fue incapaz de ver como el balón entraba dentro de la portería pero no por milímetros sino por medio metro.

Y esto sucedió no por el nivel de los árbitros, de los cuales ya he hablado con anterioridad, sino porque el ínclito presidente de la LFP se niega a invertir los 4 millones de euros (recordemos que solo por televisión LaLiga ingresa 1500) que cuesta la tecnología que permite saber cuando el balón cruza la línea de gol. Tecnología que ya tienen aquéllos campeonatos que según Tebas nos copian, e incluso otras Ligas menores como la de Portugal o ejemplos sonrojantes como Qatar.

¿Y si un equipo baja a Segunda División por un error como el sucedido en el Benito Villamarín? ¿Y si ese descenso, con la consiguiente disminución de ingresos, supone la desaparición de dicho club?

Pues eso, que no se puede alardear de ser el mejor sabiendo que existe la posibilidad de que los resultados de cada jornada pendan de la inspiración y buena colocación de un juez de línea. No es serio. Aun tardarán nuestros ojos en ver esta tecnología y es que ya sabemos que en España a lo de mirarnos el ombligo no nos gana nadie.

Pd: Dicho lo cual, el Barcelona realizó un partido lamentable donde no mereció ni siquiera el empate. Enfrente tuvo un Betis que esta vez sí dejó a sus aficionados satisfechos y con el orgullo de decir que siguen al equipo de las trece barras.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados