Del “partido de Neymar y Messi” se ha pasado al partido de “gracias a Mascherano y megagracias a Valdés”, que debería llevarse la Supercopa de España a casa porque se la ha ganado a pulso.

Neymar, de momento, es un nivel Robinho y no ayudan las presiones para incrustarlo en el once inicial, igual que no ayuda nada las prisas que tiene Messi por jugar, porque no está ni de lejos para jugar, falto de ritmo y no recuperado de sus molestias.

En cuanto a Alexis y Pedro, la efervescencia inicial ya ha desaparecido. Tres partidos les ha durado. Menos mal que Messi ha fallado el inexistente penalti sobre Pedro, porque sería más lamentable aún haber ganado así.

En el centro del campo Cesc es el único en forma y está solo, porque ni Xavi ni Iniesta pasan por su mejor momento físico. Y Busquets, aunque cumple y con creces, veo que bordea fácilmente la amarilla y casi la roja en cada partido. Por cierto, con un Atlético delante, puro músculo con dos líneas ordenadísimas, ¿por qué no se prescinde de algo de calidad y se apuesta un poco más por Song en el equipo inicial? Vale que es un jugador caótico, pero tiene suficiente presencia para enfrentarse a Mario, Koke y Gabi, que han campado por donde han querido.

Xavi Hernández levanta Supercopa de España

Xavi Hernández, gracias a la Supercopa de España conquistada anoche, supera a Paco Gento como jugador español con más títulos de la historia, 25

Y en defensa… bueno, si llegara un buen central sería Piqué quien debería quedarse en el banquillo, porque Mascherano sin ser defensa está a un nivel de corte y anticipación impresionante. Alba no me gusta, descontrol en ataque y poca seguridad defensiva, y hay que dar gracias que es rápido para recuperar la posición. Y Alves demostró ayer que domina el juego subterráneo como nadie provocando la expulsión de Filipe Luís, demasiado inocente como para aguantar tanta provocación a lo largo del partido, y es que estos dos se dieron bien durante una buena parte del encuentro.

Valdés… ufffff, costará encontrar sustituto y se está ganando la portería de la selección. Poco comprensible sería que estando a este nivel, y con Casillas en el banquillo, no fuera titular en el próximo partido contra Finlandia.

Mucho trabajo tiene Gerardo.

Extradeportivamente un par de cosas. Godín deja mucho que desear por ciertas acciones que son difíciles de tolerar dentro y fuera de un campo de fútbol. Y triste, muy triste, y me ha sentado muy mal, la incomprensible pitada a Villa en su sustitución, que quien se haya prestado a ello poco de barcelonista tiene por no saber agradecer la entrega, la elegancia y el saber estar de uno de los mejores delanteros que han pasado por este club.

Comentario aparte merece la reacción de Arda Turan en su expulsión. ¿Qué significaba ese gesto con la mano hacia el árbitro?

En definitiva, mucho que mejorar y partido para olvidar.