Líder indiscutible de la Liga donde siguen invictos: 22 partidos sin perder (el mejor arranque de la historia del club), a un paso de ser finalista de la Copa del Rey, esperando al Chelsea en los octavos de la Champions… Pero pese a todos estos motivos, hay un punto negro en el Barcelona y es que la afluencia de público al Camp Nou ha descendido notablemente este año.

La directiva ya notó ese descenso a partir del 1 de Octubre, donde se jugó el partido ante el Las Palmas a puerta cerrada por toda la situación política vivida. Ahí comenzó el punto de inflexión en caída libre y que a día de hoy, pese a la magnífica racha de resultados y juego ofrecido parecen no ser suficientes razones para volver a animar al aficionado/socio a acudir a animar al equipo.

Algunas voces achacan esta noticia a que los turistas ya no compran con tanta afluencia el ‘seint lliure’, la opción que tienen los socios de poder ‘alquilar’ su asiento a otra persona bajo pago y controlado por el club para el partido al que no van a ir. Una cifra que la temporada pasada se podría situar en torno a las 20.000 entradas por encuentro pero que hoy en día (aún sin conocer los datos oficiales) se prevé muy por debajo. Otra de las conclusiones es que los socios liberan su asiento con muy poco tiempo antes del partido, lo que deja poco margen al club para intentar vender esas entradas.

Como dato significativo, destacar que de los 20 equipos de Primera División, quince superan en afluencia de público al culé, que tan solo tiene por detrás a Las Palmas, Espanyol, Real Sociedad y Celta. Esta bajada también la sufre el tour llamado ‘Camp Nou Experience’ así como las ventas de la tienda.

El socio con asiento apenas acude al estadio, salvo para ver los partidos importantes. La media actual de asistencia está en torno a los 40.000 socios abonados de una masa total de 85.000 teniendo en cuenta que hay lista de espera (de años) para conseguir asiento y alrededor de 13.000 socios menos que el curso 2016-17. El club no ha colgado el cartel de ‘tickets agotados’ ni una sola vez esta temporada cuando el año anterior ya lo había hecho en dos ocasiones. Bien es cierto que quedan grandes rivales por llegar como el Real Madrid, Atlético, Valencia… pero hay que recalcar que la mayor afluencia esta temporada está en los casi 79.000 espectadores que vieron el Barça-Juventus de la fase de grupos de la Champions.

La Copa del Rey es la única competición que registró más público, (aumentó en 4.000) aunque significativo es que hubieran más asistentes para medirse al Murcia que al Celta. Aquí se apunta al horario como causante, y es que el primer partido se disputó a las 19.30 horas y coincidió con la jornada del ‘socio solidario en la que los socios liberan sus asientos para que los ocupen ONGs y entidades sociales.

La directiva tiene sobre la mesa una cuestión muy importante que afrontar y el tiempo se le echa encima. Cuanto antes se solucione mejor para todos. Y es que a los jugadores  no les hace ninguna gracia ver las gradas vacías, como tampoco al entrenador Ernesto Valverde, quién en rueda de prensa posterior al partido de ida de semifinal de la Copa ante el Valencia confesó “no sé que más se puede hacer para que la gente venga a vernos”. Aludió después al horario tardío y entre semana, al frío… pero la verdad es que nadie entiende como un club mundial con seguidores en todos los rincones no logra que su estadio se llene y transmita ese ‘caliu’ a sus jugadores.

Ernesto Valverde

A Ernesto Valverde le preocupa la poca asistencia al Camp Nou

Los estudios que está llevando a cabo internamente el club indican que esta negatividad se invertirá por los nombres de los rivales que aún han de visitar el Camp Nou, así como por la llegada del buen tiempo.

No hay que olvidar que ocurre lo mismo con la sección femenina. El equipo se ha reforzado con grandes nombres, tiene en sus filas a Lieke Martens, mejor jugadora del mundo, va líder en la Liga Iberdrola, pero pese a todo ello, el público no responde.

El año de Lieke Martens

Da igual si juegan en la Ciutat Esportiva Joan Gamper o en el Mini, si es Liga o Champions… la verdad es que la imagen dista mucho de lo que el cuerpo técnico y plantel merecen y quieren.  El club no debería olvidarse de esta parcela.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.