La CONMEBOL fue una fuente de extracción de casos de corrupción cuando estalló el FIFA Gate en diciembre de 2015. ¿Qué es la Conmebol? Es la Confederación Sudamericana de Fútbol, conformada por los diez países soberanos de la parte más austral del continente americano. Venezuela, Ecuador, Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Perú. ¿Por qué estaba tan pegada a la FIFA? Julio Humberto Grondona, ex presidente de la Asociación del Fútbol Argentino que murió en 2014 mientras ocupaba el cargo, era vicepresidente de la federación de fútbol más importante del mundo.

Esa sería la introducción que haría una persona a la que le interesa la parte administrativa del fútbol. Pero no, al autor de este artículo le interesa hablar del juego. Sin embargo, ¿el juego es sólo lo que pasa en la cancha? No. Y por esto voy a tocar un tema que se relaciona con el juego muy fuertemente: el formato de las ligas nacionales.

No hay en los diez países de la CONMEBOL un acuerdo por el formato, la duración y el momento de cada liga. Los diez países tienen formatos distintos. Algunos lo comparten, otros cambian constantemente -Argentina- y muchos difieren en los tiempos de inicio y finalización. A esta descoordinación ilógica se le suma la contradicción entre los tiempos de algunas ligas y las copas continentales, la Libertadores y la Sudamericana.

La unión de las confederaciones es casi nula en cuanto a organización. Cada una utiliza el criterio de sus dirigentes para definir los formatos. Otras, se mantienen por costumbre a un modelo de liga que ya rompe con la organización de la CONMEBOL, que ahora propone competencias internacionales desarrolladas durante todo el año natural y en simultáneo. La unión de los países sólo aparece en el momento de Copa América o sorteos. El autor de esta nota cree que es necesario llegar a un consenso, establecer un formato de liga regular, mantenerlo, acomodarlo a los tiempos del fútbol europeo -debido a la cantidad de futbolistas que emigran hacia el Viejo Continente en los mercados de pases- y realizarlo en conjunto con las fechas de copas continentales sudamericanas.

La desprolijidad se nota en situaciones en las que equipos tienen que postergar partidos para disputar fases finales de una competición internacional. Este 2017 se cambió el régimen de disputa de las competencias internacionales: las dos copas se jugarán en simultáneo a lo largo del año natural. Anteriormente, la Libertadores y la Sudamericana se disputaban cada una en un semestre y con equipos distintos. El régimen de clasificación tampoco es claro, dejado a juicio de cada una de las confederaciones a través de los cupos recibidos.

Julio Grondona, como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, propuso en 2013, antes de su muerte, un proyecto de torneo de 30 equipos. El debate en torno a esto se hizo eterno. Alterado por la muerte del emprendedor, el proyecto se ejecutó porque algunos dirigentes querían cumplir el deseo del difunto. Fue recién en 2015 que se llevó a cabo, adaptando la liga de ascenso el año anterior y haciendo un torneo sin descensos en la primera división el último semestre de 2014.

Se disputó a lo largo del año natural hasta que se vio la necesidad de sincronizarse con el calendario europeo, por lo cual se hizo otro torneo transición (el de 2014 también se denominó así) y se dio marcha con la competencia de modelo agosto-junio para la temporada 2016/17. La primera mitad del torneo coincidiría con la Copa Sudamericana y la segunda con la Libertadores. Pero la Conmebol tuvo otros planes y decidió que ambas se desarrollen a lo largo del año natural. Fue un contratiempo en los formatos.

Cruzaremos la Cordillera de Los Andes para llegar a la tierra de Alexis Sánchez y Arturo Vidal: Chile. Aquí también se disputa un torneo adaptado a los tiempos europeos, pero con un formato distinto. La liga está partida en dos campeonatos: dieciséis equipos juegan el Torneo Apertura, que abre la temporada en el segundo semestre del año natural; y el Torneo Clausura, que cierra la temporada en el primer semestre del siguiente año natural.

El mismo formato se utilizaba en Argentina y todavía rige en algunos países, que lo utilizan pero se disputa de febrero a diciembre aproximadamente. En Ecuador, doce equipos disputan los torneos Apertura y Clausura. Los ganadores de cada torneo disputan una final a ida y vuelta para definir al campeón de la temporada. Si un solo equipo gana ambos, es el campeón. Lo mismo ocurre en Venezuela pero con un detalle distintivo. Los dieciocho equipos de primera disputan un campeonato todos contra todos y luego una Fase Final llamada Liguilla. Los ocho mejores clasifican y un equipo gana el torneo. Luego, ambos ganadores disputan una final ida y vuelta para definir al campeón. Si un equipo gana ambos, es el campeón. En Colombia se lleva a cabo el mismo formato pero con la diferencia de que ambos equipos son campeones.

En Uruguay ocurre lo mismo pero con un detalle en la definición distintivo. Se disputan los torneos Apertura y Clausura a lo largo del año natural. Luego, los ganadores disputan un partido para la clasificación a una final contra el ganador de la Tabla Anual, hecha mediante la suma de puntos que los dieciséis equipos coleccionaron en ambos torneos. En el caso de que un equipo gane ambos torneos se lo declara automáticamente campeón.

En Perú se utiliza el mismo formato pero con el agregado de un torneo de verano oficial que otorga cupos para la Copa Libertadores. Luego de este torneo, los mismos dieciséis equipos disputan los Apertura y Clausura y los ganadores disputan una final a doble partido para definir al campeón.

En Bolivia y Paraguay, ambos ganadores son campeones nacionales. En el primero de ellos desde 2007 hasta 2010 se disputó el torneo de febrero a diciembre hasta que en 2011 se decidió adaptar el calendario europeo. Hasta este año, el torneo de Primera División  Boliviana se disputaba de agosto a junio pero, por consenso, los dirigentes decidieron volver a jugar de febrero a diciembre tras el cambio de disputa de competiciones sudamericanas.

El Brasileirao se disputa de febrero a diciembre desde 2003. La definición del campeón es mediante la tabla general del torneo.

En conclusión: Confederaciones se adaptaron al fútbol europeo por la cantidad de jugadores que se iban en el medio de la temporada hacia el Viejo Continente. Otros se mantienen adaptados a esto hace un largo tiempo. Pero la Conmebol actuó de forma autónoma y descoordinada, realizando las competiciones a lo largo del año natural y chocando con los formatos de muchos países. Las cosas están tiradas en el suelo y la Conmebol, junto a todas las Confederaciones, debe levantarlas.

Escrito por Juan Manuel Igal

– Buenos Aires (Argentina) –

Sobre El Autor

Artículos Relacionados