A pesar de que el Campeonato de Liga parecía casi sentenciado a favor del Real Madrid en la lucha por el título hace poco más de un mes, el bajón de resultados de los de Zidane han hecho que el F.C. Barcelona haya recortado, sin un juego solido pero asido a sus estrellas, la desventaja hasta colocarse líder, eso sí, con un partido más disputado. Mientras, el Sevilla sigue esperando agazapado para adelantar a los dos grandes a poco que duden.

En una Liga a la que aun le quedan 13 jornadas y con la particularidad de que el Real Madrid tiene un partido más pendiente de disputar, las cábalas apuntan a un campeón cercano a los 90 puntos, así que los tres aspirantes al título deben ir haciendo cuentas para calcular donde alcanzar ese objetivo.

En el caso del Barça, cuenta con siete partidos en casa y seis fuera hasta el final de la campaña. Entre las seis salidas, a excepción de la visita al Bernabéu (partido que tiene pinta de poder ser clave en la definición del campeonato), el resto de partidos son de claro favoritismo blaugrana (Deportivo, Granada, Málaga, Espanyol y Las Palmas). Si bien las visitas a su vecino barcelonés o a Canarias encierran peligro.

En cuanto a los partidos de casa, tiene que recibir al Sevilla, en un duelo que medirá las posibilidades de los hispalenses, y a excepción de Osasuna, el resto de encuentros como local presentan rivales interesantes, aunque normalmente deban caer ante los culés: Celta, Valencia, Real Sociedad, Villarreal y Eibar. Veremos si alguno de ellos no agua la despedida de Luis Enrique. También será interesante ver si continúan en Champions y, en caso de caer, cómo les afecta, positivamente por el descanso o negativamente por estar acostumbrados a disputar dos partidos por semana.

De los tres aspirantes, el Real Madrid es el único que tiene más partidos fuera que en casa (ocho, incluyendo el aplazado ante el Celta, a seis). De entre las visitas, destacan las dos a rendir en el País Vasco: Eibar y Athletic, donde los de Zidane tendrán que sudar ante equipos en buena forma. El resto, contra equipos de la zona baja o con poco que jugarse (Leganés, Sporting, Deportivo, Granada, Málaga y Celta).

Zidane y Luis Enrique

En casa tocan partidos exigentes, tras recibir a Betis y Alavés, serán visitados por Atlético de Madrid, F.C. Barcelona, Valencia y Sevilla. Un calendario duro que les obliga a evitar los despistes de muchos partidos de esta temporada en el Santiago Bernabéu, por si el recurso de la épica no les es siempre suficiente.

En cuanto al Sevilla, lo principal es saber cómo gestionarán el factor inesperado de estar en una pelea, la del título, que a principios de temporada no preveían. Tendrá fuera rivales parecidos a los que tendrá el Real Madrid en casa: Alavés, Atlético, Barça, Valencia, Málaga y Real Madrid. Encuentros muy duros en los que tendrá que mostrar fútbol y personalidad. Si quieren la Liga se la van a tener que merecer con creces.

Mientras, a Nervión verá Sampaoli venir a rivales bastante más asequibles: Leganés, Sporting, Deportivo, Granada, Celta, Real Sociedad (el visitante más duro) y Osasuna. Al igual que el Barça, cuenta con siete partidos en casa y seis visitas.

Así las cosas, el balón dictará sentencia. Todos tienen rivales más y menos asequibles, si bien a finales de temporada no se sabe si es más peligroso un equipo de nivel sin nada que jugarse o un mal equipo con un objetivo en disputa. Si nos ceñimos al calendario, parece algo favorable al Barça, pero el fútbol aun tiene que dar muchas vueltas. Lo que nos queda…

Sobre El Autor

Director Adjunto

Futbolero y colchonero desde 1978. Sé por qué soy del Atleti, pero no puedo explicarlo. Si quieres hablar de fútbol, aquí tienes un amigo.

Artículos Relacionados