Cada año por estas fechas, como el alumbrado navideño de nuestras calles y la lotería, llega el sorteo de la Champions que da pie a un par de meses de espera hasta que se jueguen los octavos. Un parón invernal donde cambian las perspectivas de muchos de los equipos participantes y que convierten en trampas algunos enfrentamientos que puedan parecer plácidos en el momento del sorteo. Vamos a hacer un rápido repaso a lo más interesante de los cruces que se verán en Champions y en Europa League, con especial atención a los equipos españoles.

Real Madrid y Roma reeditan el duelo de 2008, donde los italianos dieron la campanada y apearon a los blancos de la máxima competición europea. No obstante, los de Benítez son claros favoritos, a pesar de que la Roma presente buenos jugadores, sobre todo en zona de ataque. Los de Rudi García cuentan con una columna vertebral ofensiva bosnia: Pjanic y Dzeko. El mediocampista ofensivo Pjanic es tremendamente peligroso a balón parado, sabe combinar y llegar desde atrás a zonas de remate. Dzeko domina el juego de espaldas, sus compañeros le buscan a menudo en largo para que baje y distribuya el balón a las bandas, donde la Roma también es peligrosa.

La llegada por bandas se la reparten jugadores rápidos y con gol como Salah, Gervinho o el español Iago Falque. En el centro del campo mandan con pie de acero el veterano Daniele De Rossi y el emergente Radja Nainggolan, ante la mala suerte con las lesiones de un gran mediocentro como es el holandés Strootman. Atrás es más débil, con el ex del Arsenal Szczesny, capaz de lo mejor y de lo peor en la portería, laterales tan veteranos como Maicon o Ashley Cole, renovados por otros más jóvenes e interesantes como Digne o Florenzi, y centrales de segunda fila como Castán, Rüdiger o Manolas.

Belleti gol Arsenal Barcelona

Los enfrentamientos entre Arsenal y Barça empiezan a ser un clásico en la Champions, aunque desde luego a los ingleses no debe hacerles mucha gracias reeditar estos duelos. Desde la final de 2006, en otras dos ocasiones los catalanes han eliminado a los londinenses del camino al máximo título europeo. Y una vez más, el Barça es favorito. A pesar del buen comienzo de curso de los gunners, resulta habitual en este conjunto desinflarse en la segunda mitad de las temporadas.

Además, el alto número de lesionados que siempre presenta (tan alto y constante que no me parece que pueda ser casual, aunque desconozco la causa) hace que los de Arsene Wenger dejen siempre la impresión de poder alcanzar más de lo que finalmente consiguen. Volverá Alexis, convertido en jugador importante en Inglaterra, vendrá un Giroud en estado de gracia, un Özil que recuerda al de su mejor momento en el Real Madrid, veremos si vuelven de sus lesiones hombres importantes como Welbeck, Wilshere, Arteta o (más difícil) el fundamental Cazorla. En los laterales parecen asentarse los dos españoles, Monreal y el joven (e interesantísimo Bellerín), y en el centro de la defensa los dubitativos Koscielny y Mertesacker protegen a un siempre eficiente Cech.

El más afortunado del sorteo fue el Atlético de Madrid, a quien le correspondió el PSV holandés. Al equipo que dirige el ex barcelonista Cocu, le fueron arrebatados por la Premier sus dos figuras principales que le hicieron campeón en su Liga: Wijnaldum y Depay. De lo que ha quedado en pie, resulta un equipo aseado gracias al buen gusto de su técnico, cabe destacar al mexicano Guardado y su depurada zurda. Menos conocidos pero también reseñables son el ariete clásico Luuk de Jong, el uruguayo Gastón Pereira (apunta a ser la siguiente gran venta de este PSV) y los centrales Héctor Moreno (también conocido por su paso por el Espanyol) y el sólido Bruma. Jóvenes a tener en cuenta son el extremo o delantero Locadia, de muy buena planta, y el lateral colombiano Santiago Arias. Poco que oponer al bloque rocoso del Cholo Simeone, que debe superar a los holandeses tanto en calidad individual como en trabajo de equipo.

Del resto de duelos, los que mejor suenan son el Juventus – Bayern y el PSG – Chelsea, espectaculares duelos entre candidatos al título. El más desigualado parece el Dinamo de Kiev – Manchester City, aunque los sky blues son especialistas en decepcionar en Champions. Las otras dos eliminatorias son las más apetecibles a la hora de escoger rival para cuartos: Gent – Wolfsburgo y Benfica – Zenit.

En Europa League, suerte desigual para los españoles. El Villarreal tendrá que luchar contra un Nápoles que no echa de menos a Benítez, al contrario, brilla esta temporada más que con el técnico español. También complicado para el Athletic, que se enfrentará al Olympique de Marsella de Míchel y su ex Alkorta. Se trata de un equipo que trata de recuperar su identidad, pero que tiene su peligro, ante todo de la mano del belga Batshuayi.

La parte fácil del sorteo para los que vinieron de la Champions. El Valencia tendrá que evitar sus despistes habituales para que el Rapid de Viena no le sorprenda, ya que se trata de un equipo bastante decente. El Sevilla tiene el rival más exótico en el Molde noruego, cuyo miembro más conocido es su entrenador, Ole Gunnar Solksjaer.

Completan estos dieciseisavos duelos interesantes como el Fiorentina – Tottenham, Dortmund – Oporto, Shakhtar – Schalke o Galatasaray – Lazio.

Nos quedan un par de meses de espera para disfrutar de estas eliminatorias con las que recuperaremos la emoción de las competiciones europeas.