La afición del Real Betis ya hace sus cuentas para quedarse en 1ª división.

La afición del Real Betis ya hace sus cuentas para quedarse en 1ª división.

Desde que el Real Betis consiguiera el pasado domingo la victoria frente al R. C. D. Espanyol, un número ronda por las cabezas de los béticos: el 9.

Se supone que ese es el número de victorias que debe conseguir el conjunto verdiblanco para lograr la permanencia en Primera.

Pero aun teniendo claro el objetivo y la cantidad de victorias que debe lograr, quedando 16 partidos para el final de la Liga, obtener 9 triunfos se antoja muy complicado. A ese clavo incandescente se aferra el Betis. Los más optimistas piensan que se puede conseguir. No me encuentro yo en ese grupo.

La trayectoria que ha llevado el Real Betis durante este curso me ha hecho ser pesimista y que mis pensamientos sean que el descenso es una realidad inevitable. Con tan solo tres partidos ganados y viendo las prestaciones de la plantilla, no confío en un vuelco radical de los resultados. Todo ha sido caótico desde el verano, produciéndose un cúmulo de errores en cadena que difícilmente tendrán solución: se planificó mal la plantilla; el cese de Mel no sirvió de revulsivo porque la elección del sustituto fue disparatada; y el equipo no se ha reforzado como debiera en el mercado invernal.

Sin embargo hay tres factores que pueden provocar que el Real Betis logre la hazaña: el primero es que Calderón, nuevo técnico bético, ha entrado con buen pie y, anímicamente, parece estar recuperando a los jugadores; el segundo punto a favor es que, al estar tan hundido en la tabla y la distancia con la salvación sea difícil de recuperar, el club andaluz afrontará los partidos con muy poco que perder y muchísimo que ganar; y el último de los aspectos positivos es la buena racha goleadora de Rubén Castro. Si el canario mete goles como de costumbre, los verdiblancos sumarán muchos puntos de aquí a final de Liga.

Aun así, mis pensamientos y sensaciones no son positivos y halagüeños.

Veo utópica y descabellada la salvación. Eso sí, tras la victoria frente a los periquitos, queda un triunfo menos para lograr la permanencia: para lograr el 9.

2 Respuestas

  1. Pedro de la Fountain

    Yo quiero creer en el milagro pero la verdad es que la cosa está muy complicada. No hubo que echar a Mel, él era el sostén del equipo. Ahora estamos a expensas de un auténtico milagro….

    Responder
  2. Finidigeorge

    Después del petardazo en Mestalla ni el más bético puede soñar ya con la salvación. Toca hacer un equipo competente para la durísima segunda división y tener un proyecto creíble y serio cosa que con la actual junta directiva va a ser difícil.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.