2016 va a ser un año clave para muchos equipos de nuestra geografía. Pereo sí hay una tierra que pone su ilusión en el nuevo año, esta es Mallorca. El recién estrenado año ha traído nuevos aires, para que el mítico equipo bermellón, otrora campeón de Copa del Rey, deje de sufrir el viento de cara que lo empuja desde hace un lustro a la desaparición. El club de Son Moix (o la marca que sea) cumple 100 años, tras 27 temporadas en 1ª División, sobreviviendo en la zona baja de 2ª. Son los Reyes Magos del Centenario, es la hora de que los mallorquinistas reciban el mejor regalo: un equipo con el que ilusionarse.

Sarver y Claassen mallorca

Sarver y Claassen el día de la venta del club

¿Y quién va a ser el rey mago que lleve la esperanza al Mallorca? Pues un estadounidense, pero no uno cualquiera. El actual propietario de los Phoenix Suns, Robert Sarver, que ve un filón en este histórico con gran margen de mejora. Estará asesorado por Steve Nash, el mítico exbase de la franquicia de Arizona, conocedor del balompié por motivos familiares y amigo de Steve McManaman. Las fortalezas, si lo observamos desde el prisma marketing están claras: un estadio grande, un club con historia y sobre todo, el potencial de atracción de la isla para los visitantes extranjeros. Quizás con un buen management al estilo NBA podría volverse a jugar la Champions League, pensarán muchos aficionados.

De momento poco se sabe del proyecto, aunque los datos están claros. 20,6 millones de euros ha desembolsado Liga ACQ Legacy Partners para comprarle el club al inane Utz Claassen. De la escasa información existente destaca el respeto de los nuevos propietarios a los aficionados y a lo ya consolidado, de momento mantendrán a Pepe Gálvez en el banquillo y Miguel Ángel Nadal en los despachos. Pieza clave en este engranaje será Maheta Molango, que ya tiene experiencia en el Atlético de Madrid. Y podría serlo también Alessandro del Piero, que ya suena como posible director deportivo.

El Mallorca es 18º en 2ª División.

Ha quedado claro que no habrá locuras, pero un descenso a 2ªB podría ser un torpedo en la línea de flotación del barco Sarver. Por ello, el cambio ha de empezar a notarse desde este fin de semana, no hay tiempo que perder. Por supuesto tendrán que subirse a la nave todos los mallorquinistas, dado que pocas salidas distintas pueden tomarse a la que desde hace días se brinda.

Escépticos habrá, tantos como románticos del balón, que no compartirán una nueva injerencia de las chequeras en el deporte rey. Pero ayer, los Reyes Magos repartieron ilusión entre los aficionados de un club centenario, el Real Club Deportivo Mallorca.