La lucha por el título liguero empieza hoy. Los aficionados neutrales hemos de agradecerle al Fútbol Club Barcelona el detalle que ha tenido para con nosotros, ofreciéndonos la posibilidad de disfrutar de un apasionante final de temporada.

En febrero esto era impensable para todos, incluido el propio equipo culé. Y ahí, quizá, radica uno de los motivos que ha dado lugar a esta situación: la relajación. Por aquel entonces poco importaba que Neymar buscara intencionadamente una cartulina amarilla que le suponía cumplir un partido de sanción. De esta forma tendría unos días libres para acudir a Brasil a celebrar el cumpleaños de su hermana. La ventaja era tan grande, que se podían permitir este tipo de cosas.

El caso es que, dos meses después, el F.C. Barcelona, el Atlético de Madrid y el Real Madrid están en un pañuelo de un punto, con quince por jugar. Veremos tras los partidos de esta noche, y ojo que los tres tienen su dificultad, como queda la clasificación para las cuatro últimas jornadas.

Los de Luis Enrique visitan Riazor. El Deportivo ha ganado un solo partido de los últimos diecisiete disputados, pero tal vez esta estadística haga al conjunto coruñés más peligroso, por el clásico dicho de que las estadísticas están para romperlas. Claro que los barcelonistas pensaran lo mismo sobre su negativa racha liguera: un punto de doce.

Diego Simeone

Simeone pensativo en la banda durante un partido

Los de Simeone viajan a Bilbao para medirse al Athletic. Los vascos quieren mantener la quinta plaza y esperar un tropiezo del Villarreal para asaltar la cuarta. El partido tiene buena pinta y seguro que es tenso, disputado y emocionante. Es, sin duda, el choque más difícil de los que le quedan al conjunto madrileño.

Y el tercero en discordia, el Real Madrid de Zidane, recibe al Villarreal. Tercero contra cuarto. Lo lógico es que los blancos se impongan en el Bernabéu, pero los de Marcelino son capaces de ganar en cualquier estadio, y un tropiezo pondría en peligro el puesto de Champions League que ahora ostentan.

Así que si no son hinchas de alguno de los tres aspirantes a conseguir la Liga BBVA, acomódense frente al televisor, saquen una cerveza bien fría y algo rico para picar, y disfruten de este gran final del campeonato liguero. Y sin son culés, colchoneros o merengues, una tila y una valeriana.