Muchos son los que le consideran la sonrisa del madridismo. Su actitud positiva, sus ganas de disfrutar en cada día de trabajo, la naturalidad que lo caracteriza en cualquier situación, y sobre todo, su buen fútbol cuando está sobre la banda izquierda del Santiago Bernabéu han llevado a Marcelo Vieira, conocido simplemente como Marcelo, a posicionarse como uno de los jugadores del Real Madrid más queridos y respetados de los últimos años.

Apenas era un niño de 18 años cuando apareció por Madrid en el año 2006 sin asimilar que uno de los clubes más importantes del mundo se iba a convertir en su nueva casa y donde ya consideraban que el joven brasileño iba a transformarse en ‘el nuevo Roberto Carlos’.  Había jugado desde los 13 años en un club de su ciudad llamado Fluminense del que salió para dar el salto al fútbol europeo de la mano de la Liga española.

Su debut tuvo lugar meses después de llegar al equipo merengue, en 2007 frente al Deportivo de la Coruña, donde a partir de ese momento comenzaría su historia madridista que llevarían al carioca a convertirse en uno de los capitanes del conjunto blanco. Su carrera no siempre ha estado marcada por los buenos momentos profesionales puesto que muchos han sido los entrenadores que le han dado órdenes y que le han dejado en el banquillo en ocasiones; desde Fabio Capello, pasando por Pellegrini, Mourinho y ahora Ancelotti, los mismos que han conseguido que éste siga creciendo como jugador, en el más amplio sentido de la palabra.

Marcelo Vieira Real Madrid

Marcelo Vieira se ha hecho con la defensa del Real Madrid

A día de hoy  Marcelo se encuentra en un estado de forma magnífico y lo demuestra cada vez que el técnico italiano se decanta por colocarlo en la banda izquierda donde hace disfrutar a los espectadores con su velocidad y sus galopadas por la banda, además de volver locos a los rivales.

Atrás quedaron los errores en defensa. El brasileño había estado en el punto de mira en la pasada campaña puesto que sus fallos defensivos costaban goles al equipo blanco y porque repercutía en que se cuestionara si su estado de forma era el adecuado para un futbolista del Real Madrid. Ahora el madridista no solo se encarga de sacar los balones fuera sino que sus asistencias están siendo notables este curso con posibilidad de batir su propia marca.

En los últimos partidos el internacional de la Selección Brasileña está participando en el ataque del equipo de una forma asombrosa, tanto, que a veces cuesta recordar que su posición en el campo es la de un defensa y no la de un atacante como viene demostrando recientemente. La compañía de Isco y Cristiano Ronaldo en el lado izquierdo del campo le permiten hacer uso de sus desmarques para llegar a campo contrario en los últimos partidos disputados.

La pasada temporada el futbolista logró 8 asistencias de gol, tres más de las que lleva actualmente en esta campaña lo que hace presagiar que en las fechas en las que estamos el número se podrá ampliar si Marcelo continúa en el espléndido estado de forma que ha demostrado en partidos clave como El Clásico o el enfrentamiento del pasado martes en casa contra el Liverpool.

Por supuesto, en el estado físico del jugador ha participado Carlo Ancelotti quien le ha demostrado toda su confianza y le ha colocado como titular frente al portugués Fabio Coentrao, que aunque actualmente esté de baja por lesión, siempre ha contado para el técnico italiano.

La intención del jugador, y también la del club de Chamartín, es quedarse en el vestuario blanco por el momento, donde podrá seguir formando parte de uno de los mejores onces de la historia del Fútbol y que parece que va a dar muchas alegrías al madridismo. De momento, y en lo que llegan los títulos, los aficionados podrán seguir disfrutando de este risueño que parece no tener suficiente con defender la portería merengue.