Italia, cuyo fútbol siempre se ha identificado con el músculo y el orden, cuenta en su vocabulario futbolístico con dos términos para designar posiciones en el campo de gran belleza, que designan las que seguramente son las funciones más talentosas del terreno de juego. Se trata del regista y el trequartista. El regista es algo así como un mediocentro organizador, el director de orquesta, el que lleva el ritmo y el orden del equipo con el balón en los píes. El trequartista es un mediapunta fantasioso, que tiene presencia cerca del área y por el que merece la pena pagar una entrada.

Hoy vamos a conocer a Marco Benassi, un italiano de 24 años recién cumplidos capaz de jugar como mediocentro, interior derecha o mediapunta, que maneja con personalidad de veterano a una joven Fiorentina. Se trata de un completo centrocampista, de buena planta (supera el 1’80m) con muy buena visión de juego y que cubre una gran cantidad de terreno. Un artista del balón cruzado al hueco, es una bendición para sus compañeros más rápidos. Otea el horizonte nada más recibir la pelota y es capaz de detectar cualquier movimiento para encontrar con precisión el camino perfecto. A pesar de ser diestro, es capaz de tocar el balón con bastante seguridad también con su pie izquierdo. Pero no solo es un lector del juego, también tiene llegada, luciendo similar calma y precisión para definir en el área que para repartir pases al hueco.

Este italiano de Módena, en el interior del norte de Italia, se trasladó aun más al norte en edad juvenil para pasar del club de su ciudad natal al Inter de Milán. Con 19 años y coincidiendo con su debut en la selección sub21 se fue cedido al Livorno, donde en un mal equipo pudo hacerse con la titularidad como mediocentro e incluso como pivote defensivo, algo que le vino muy bien para completar su formación. En el verano de 2014, el Inter le vendió al Torino por casi 5 millones de euros. Allí, se fue haciendo con la titularidad de la mano del exseleccionador Gian Piero Ventura, que hacia final de temporada empezó a utilizarle en posiciones más adelantadas, con tres goles y dos asistencias en 25 partidos de Liga. A finales de la siguiente temporada, siendo ya un fijo de la sub21, encontró su primera convocatoria con la selección absoluta, poco antes de la Eurocopa de Francia, aunque ni debutó ni fue convocado para la cita francesa.

La 2016/2017 fue una temporada agridulce para Benassi. Empezó con un nuevo técnico, Sinisa Mihajlovic, y con una nueva convocatoría para la selección absoluta, aunque sin que, de nuevo, le hicieran debutar. Fue la temporada en la que, con 22 años, asumió más galones como regista del equipo, luciendo el brazalete de capitán en varios encuentros. Pero la relación con su nuevo técnico se fue rompiendo, y al finalizar la campaña, supo que su futuro estaba lejos del Torino.

Así, en la Fiorentina le recibieron con los brazos abiertos. Tras las salidas de Borja Valero y del uruguayo Matías Vecino rumbo al Inter, necesitaban calidad y cantidad en el centro del campo. La pasada campaña, con Stefano Pioli en el banquillo, fue titular en 35 partidos de la Serie A, anotando cinco goles y repartiendo dos asistencias. Aunque seguía actuando la mayor parte del tiempo en la sala de máquinas viola, fue aumentando sus presencias en zonas más ofensivas, y su nuevo técnico le llegó a utilizar en casi todas las posiciones de mediocampo en adelante. Su buena llegada, su gran lectura del juego, su pausa y su capacidad para tomar buenas decisiones, le disponen para jugar en ambos perfiles. Como un regista con llegada, o como un trequartista con capacidad para organizar.

Marco Benassi Fiorentina

En la presente campaña, la Fiorentina se encuentra tercera, a pesar de tener un partido suspendido por la catástrofe del hundimiento de un puente en Génova. Hasta el momento cuenta con dos victorias en dos partidos, luciendo un juego alegre y brillante, en el que Benassi, bien rodeado por otros jóvenes con futuro como Pjaca, Gerson, Chiesa o Gio Simeone, está destacando. Sus tres goles le sitúan como máximo goleador de la Serie A hasta el momento, gracias a sus letales diagonales desde banda derecha.

En estos días ha podido celebrar su 24 cumpleaños (el pasado sábado) formando parte de la convocatoria de la selección italiana. Aunque Mancini tampoco le hizo debutar en el empate a uno ante Polonia, puede que hoy mismo, en partido ante Portugal, sea de la partida.

Sea como sea, tras estar presente en su tercera convocatoria con la absoluta, está claro que Marco Benassi, con un importantísimo bagaje en las selecciones inferiores, antes o después vestirá la azzurra. Junto con otros jóvenes, como Donnarumma, Gagliardini, Pellegrini o su compañero Chiesa, forma parte de una generación que debe hacer reverdecer laureles a los italianos. Benassi cuenta con inteligencia y capacidades para ser un muy buen jugador a nivel europeo, si no para uno de los equipos de primerísima línea, sí está para un grande que busque un mediocampista versátil y que dé una marcha más al fútbol de su equipo, que aporté profundidad y llegada al área.

Está por ver su futuro, pero mantener su gran arranque de temporada le daría una seguridad definitiva para explotar. La selecta línea de registas trequartistas italianos ha encontrado un nuevo nombre para perpetuarse, ese es Marco Benassi.