Ante el inminente partido de esta tarde es inevitable que a mi cabeza acudan fotogramas del último clásico, en el que los blancos se alzaron con la victoria en el último tramo del partido. Al hacerlo me recorren escalofríos solo de pensar en la posibilidad de que tan espeso, soporífero y aburrido planteamiento de Zidane vuelva a verse hoy.

Ambos equipos llegan cuestionados. Los blancos porque no encandilan con su juego, ganan pero no consiguen cuajar buenos partidos de una manera regular y los blaugranas por la ausencia de ese dominio aplastante que mostró tiempos atrás, y es que cuando alcanzas la excelencia y la abandonas las criticas están a la orden del día. Un F.C. Barcelona más necesitado hará uso de uno de sus últimos cartuchos para engancharse a la Liga y es que aunque quedan muchas jornadas por disputar, distanciarse a 9 puntos de tu rival, significa que el Real Madrid tendría que pinchar seis o siete partidos contando con que tú también vas a fallar. Por el contrario los de Zidane afrontan el duelo sin presión, y es que éste ya se encargó de decir que no pasaría nada si caen en Barcelona para dejar claro que no es ni mucho menos una final.

¿Qué nos podemos esperar del partido?

Sinceramente creo que se va a “jugar” a lo que el Madrid quiera. Si decide una presión alta, se decantará más por un partido abierto y en ocasiones de ida y vuelta. Ante esta presión, la falta de claridad y fluidez en la salida de balón de los de Luis Enrique les puede penalizar, si es baja Iniesta, imprescindible en esa faceta, hará que sean un equipo más vulnerable. Si opta por el posicionamiento avanzado, en mi opinión erróneo si sale Benzema de cara, habrá que estar atentos al comportamiento de los blancos cuando el conjunto catalán consiga salvar esa primera línea de presión. Las opciones pasan por hacer una falta y reorganizarse o un repliegue intensivo mientras un jugador actúa sobre balón para retardar ese ataque. Por el contrario si el francés plantea un posicionamiento replegado con 11 jugadores por detrás del balón, pueden ocurrir varias cosas: la primera, que me duerma*; la segunda, que el Barça se ahogue por la falta de espacios.

Los de Lucho no tienen tan adquirido como antaño los mecanismos de ruptura desde segunda línea ni conductas asociativas en espacios tan reducidos como los que se van a encontrar si este supuesto llegara a ocurrir (como sucedió la temporada pasada). En este caso el Madrid puede ser letal a la contra a pesar de la baja causada por Bale, su supuesto sustituto, Lucas Vázquez,  entiende bien ese juego y domina los espacios como el galés a pesar de no ser tan rápido como él. La contundencia del F.C. Barcelona en las transiciones, Busquets está bastante desprotegido, no está siendo toda la deseada por el entrenador asturiano y el Madrid podría aprovecharse de ello.

Fuente: Zimbio.com

En cuanto al Barça, saldrá a lo de siempre, intentar ser dominador y más aún jugando como locales, pero el único fijo en el medio campo es Busquets, ni Rakitic, ni Arda, ni Denis, ni Rafinha, ni André Gomes son indiscutibles, y sentirse siempre cuestionado pesa. El croata siempre es el primer cambio y el portugués tiene menos sangre que Buda. En mi opinión, al Barça tiene que salirle un partido redondo en todas la líneas para tener protagonismo, otra cosa es el resultado. Basta un balón en condiciones óptimas para que el de siempre decante el partido del lado local.

Lo que yo haría

Si fuera Luis Enrique jugaría al despiste, por tramos de partido, sé que es inverosímil pero le entregaría el balón a los blancos, obligando a los tres de arriba a pelear como jabatos cada balón y adelantar líneas evitando el pase-descarga para que no haya balón al espacio. Cuando empezáramos a estar a gusto con el paso de los minutos obligaría a los míos a adquirir más responsabilidades. Si en algún momento se cometen errores en la salida, balón largo y disputa de la 2ª jugada sin ningún tipo de complejos. Sería un error morir con la idea.

En el caso de estar en la piel del francés saldría con un 1-4-4-2 y alternaría una presión alta con un posicionamiento más plegado esperando el error rival no forzado o el balón largo. Será clave con qué jugadores salga, variando los nombres el planteamiento del partido. Salir con presión alta con Karim es naufragio a la media hora de partido. Por contra salir agazapados en campo propio con Isco sería ridículo si basas tus acciones ofensivas en contras.

Entrar en especulaciones de si van a entrar en el once Iniesta o Casemiro me levanta dolor de cabeza. Desconozco su estado de forma, y depende de la idea que tengas de cara a afrontar el derbi. Lo que está claro es que son dos grandísimos jugadores y podrían ser fundamentales en el devenir de un partido, ¿será este? habrá que esperar a ver las alineaciones.

 

* Tengo mal recuerdo del ultimo derbi en el Camp Nou por aburrido. En otras ocasiones tengo avalado al Atlético de Simeone, pero a mi parecer hay grandes diferencias. Mecanismos, conductas, una idea clara. Aquel Madrid ganó por empuje y no por unos mecanismos trabajados de forma milimétrica.

Sobre El Autor

Entrenador Nivel 2, dirige la sección "La pizarra de Héctor"

Estudié Ciencias de la Actividad Física, soy Técnico en Psicomotricidad y entrenador de fútbol, mi pasión de siempre. Llevo entrenando desde los 18 años y lo que más me gusta es el trabajo de campo, el contacto con el jugador, la tarea y sus evoluciones. Mis gustos se decantan hacia el fútbol de toque, vistoso y con ritmo, digamos que el Barça de Rijkaard es una referencia.

Artículos Relacionados