Esta es la tercera ocasión en la que Luis Suárez muerde a un rival en un terreno de juego. Esta vez le ha tocado al central italiano Chiellini, y ahora se enfrenta a una dura sanción en pleno Mundial de Brasil, justo después de luchar para poder disputarlo y justo cuando su selección consiguió una gran clasificación para octavos de final ante Italia ¿Lo mejor? la agresión no fue señalada por ninguno de los árbitros del partido.

¿Qué ha hecho el delantero uruguayo? Restarle importancia al asunto: “Son cosas que pasan, no hay que darle importancia”.