Esta noche las miradas futbolísticas se alejarán de la vieja Europa. Esta noche el balón cruzará el charco para encandilar a los futboleros de todo el mundo. Porque a las 00:45 de la noche la magia del fútbol volverá a emanar de América. El primer asalto de la final en una Libertadores 2017 que pasará a la historia. Lejos de los grandes favoritos, esta noche la final la disputarán dos equipos con ganas de reivindicarse. La recurrente dualidad Argentina-Brasil viene protagonizada esta vez por Lanús y Gremio, dos outsiders acostumbrados a conformarse con la zona alta en sus ligas. Aunque su historia les ha otorgado una suerte dispar. Sería el primer entorchado para los bonaerenses pero el tercero para los de Porto Alegre, que no lo hacen desde hace más de veinte años.

Salvo eruditos del balompié pocos conocerán algo sobre estos dos conjuntos que habitan Ligas intempestivas e inaccesibles para el ojo europeo. Por ello, hablando de Gremio, hay que destacar su cuidado por la faceta defensiva. Algo tan denostado en el anárquico, a la par que mágico, fútbol carioca, que les hizo ganarse el sobrenombre de retranqueiros. Sin embargo, los sabios del lugar comentan que su entrenador, Renato Gaúcho, que ya ganó la primera Libertadores del club como jugador, ha canarinhizado su estilo. El esquema básico es un 1-4-2-3-1 en el que destacan el central exmallorquinista Geromel, el mediocentro internacional Arthur y la estrella, el mediapunta Luan. Quizás partan como favoritos aunque han tenido un cuadro bastante accesible.

Gremio celebrando Copa

Por palmarés Gremio parte como favorito en la Libertadores

Enfrente estará el Club Atlético Lanús, que malvive actualmente en la 17ª posición de la tabla argentina. Aunque a afición les ganan pocos, de hecho ya son varios los personajes que han prometido acompañar al ídolo y delantero granate Pepe Sand en peregrinación de 85 km si levantan la copa. Todos confían en el buen hacer del joven Jorge Almirón y en su alegre 1-4-3-3 que potencia el trabajo de los extremos. En concreto dos, el charrúa Alejandro Silva y el viejo conocido Lautaro Acosta, de ingrato recuerdo en Nervión. En el resto del once conviven viejas glorias como el mencionado Sand, que llegó a jugar cinco partidos con el Deportivo de La Coruña y promesas como el lateral diestro José Luis Gómez. En definitiva, su chance se encuentra en la solidez que pueda demostrar el bloque, un equipo novato en estas lides.

Eso sí, los diseñadores de la Libertadores parecen seguir la doctrina de nuestra Copa del Rey y habrá una vuelta la semana que viene. Paradójico que así sea, restando emoción en un país que vive este deporte con una pasión exacerbada. Esperemos que el partido de esta noche deje aún más suspense para la vuelta en el barrio de Lanús. Esta noche la Libertadores manda.

Sobre El Autor

Director del Podcast "Desde la Medular" y Redactor

Un todoterreno de la comunicación: radio, prensa, community manager, cortometrajes, guionista… Si falta algo no os preocupéis, aprendo rápido. El deporte rey es mi pasión, sobre todo si se trata de partidos rebuscados, Zimbawe-Swazilandia, etc.

Artículos Relacionados