Arrancamos un nuevo año siguiendo ese camino inagotable que es el fútbol, tratando de darles nuestra visión particular, de complementar la actualidad con nuestra opinión, de resucitarles recuerdos de un pasado que no siempre fue mejor pero que de vez en cuando apetece rememorar, para llevar imágenes y palabras a sus retinas, para entretenerles, hacerles reir o llorar, o tal vez ninguna de las dos cosas, pero siempre tratando de traslucir el fondo de nuestro cariño y respeto hacia este deporte, que es pasión. Si ahora mismo está leyendo esto, es muy probable que en algún momento hayamos conseguido conectar con usted y con su pasión futbolera. Solo nos queda agradecerle que haya establecido esa conexión y asegurarle que vamos a intentar mantenerla.

Hoy, con este primer artículo del 2017, queremos presentaros a los que formamos este equipo de 13 personas variopintas, con diferentes filias y fobias, gustos futbolísticos diversos, historias de vida dispares, bufandas tejidas con colores muy distintos, a veces hasta enfrentados, credos e ideologías variables, hasta lugares de residencia distantes en miles de kilómetros, pero unidos por la pasión por el fútbol y por una necesidad de plasmar jirones del alma en forma de balón sobre una hoja en blanco (o sobre una pantalla de ordenador, que es menos poético, pero más acorde a los tiempos modernos).

Mañana mismo podréis leer a nuestro último fichaje, Óscar R. Valladares, quien ya nos ha dejado varias entregas en la sección Relatos Esféricos. No es que no le dejemos escribir en otras secciones, pero es que la magia de sus relatos destila sabor a fútbol de toda la vida, ese sabor que tienen en común los partidos de patio de colegio y los grandes encuentros de Champions, que es una pena que se pudiera perder en los temas del día a día.

También esta semana podrán leer a Antonio Mateo, un redactor de escritura tan elegante como el fútbol que más le gusta. Paladea las palabras como el buen fútbol. Aunque le gusta viajar por rincones extranjeros más o menos lejanos y no desprecia a ningún buen jugón por el color de la camiseta, Antonio siempre vuelve a su Barça, al toque de seda, a Iniesta y, por supuesto, a Messi.

Sonia Arnau fue otro de los fichajes de la pasada temporada. Su incorporación fue la forma de cubrir una necesidad, como cuando un equipo no tiene gol y ficha un delantero centro de relumbrón, TresCuatroTres no tenía especialistas en fútbol femenino hasta que llegó ella. Sonia sabe de fútbol, sin adjetivos relativos al género, ni femenino ni masculino, fútbol en el que todos y todas cabemos. Cuando se unió al proyecto respiramos tranquilos, no solo teníamos a una gran redactora sino que habíamos avanzado en el objetivo de dar mayor relevancia al emergente fútbol femenino. No solo es cuestión de justicia, es que lo merecen por nivel de juego y espectáculo.

Bárbara, protagonista con su gran gol (La Liga)

Con un ojo en Inglaterra y otro en las orillas del Mediterráneo, Carlos Gallardo es un habitual de los fines de semana en TresCuatroTres. Nos aporta la profesionalidad de un periodista experto y curtido en el mundillo, sin perder la ilusión de un apasionado seguidor. Capaz de traernos recuerdos de aquellos futbolistas que hace dos o tres décadas poblaban nuestros álbumes o de anticiparnos sorpresas futuras ¿o acaso leíste a alguien antes que a Carlos pronosticar que el Leicester iba para revelación la temporada pasada?

Los seguidores de Pablo Caballero esta temporada tal vez piensen que ha cambiado de colores, o que al menos ya no los siente con tanta pasión. Nada más lejos de la realidad, difícil pedirle eso a un futbolero, imposible pensarlo en un bético. Ahora desgrana la actualidad de las 13 rayas verdiblancas en el blog Sentir Bético y en TresCuatroTres se ha pasado a servirnos de agenda y recordarnos cumpleaños, efemérides, personajes o historias que merecen la pena. No se lo pierdan, siempre deja detalles de lo más interesante.

Con Fernando López se aprende. Abogado de profesión, dirige la sección In Dubio Pro Fútbol donde, tanto profesionales de la justicia como absolutos neófitos en ese ámbito, disfrutarán de casos reales relacionados con el fútbol que han llegado a los juzgados y con las decisiones que éstos han tomado al respecto. Con mayor o menor repercusión, son siempre interesantes y curiosos. Pero no solo se encarga de esa original sección, de vez en cuando nos deja muestras de su forma apasionada pero respetuosa de vivir el fútbol, demostrando que es consciente de que entre los buenos aficionados es mayor el lazo que les une que los colores que los diferencian.

Experto en todo lo relacionado con el mundo de la comunicación, a José Luís Ruíz Mohedano se le acaban las fronteras cuando se trata de ver fútbol. Sus ojos llegan al último rincón del mundo donde gire un balón, si en Marte algún día se juega al fútbol, José Luís será el primero en enterarse. Del frío Rostov a Sangoloquí (Ecuador) para hablarnos del Independiente del Valle. Como Carlos con el Leicester, José Luís ya nos avisó dos años antes de la Eurocopa de las posibilidades de los islandeses. Si hay algo que merezca la pena, nos lo contará, así que no dejen de seguirle.

Mª Pepa García Hernández es otra de las periodistas profesionales de este equipo de redacción. Y se nota. Sus textos son fluidos, redondos, agradables de degustar. Disfruta del fútbol, venga de donde venga, pero como todos tenemos nuestro corazoncito, el de ella late un poco más fuerte cuando ve triunfar a su Real Madrid. Y también se nota. Aunque eso sí, como dice el himno merengue, “cuando pierde da la mano”.

En el otro lado de los colores futboleros tenemos a Paco Ros, barcelonista a rabiar, a este Doctor en Neurociencias (¿está bien dicho compañero?) se le iluminan las neuronas cuando ve a Messi gambetear. No es para menos, hay que reconocerlo. Muy claro a la hora de exponer sus ideas, escribe desde el sentimiento y la razón. Corazón y cerebro. Capaz de criticar a los suyos, se le nota el disfrute cuando la bandera blaugrana ondea fuerte. Por eso el fútbol es un juego, para poder disfrutar.

Los que dicen que los que escribimos no sabemos de fútbol de verdad no lo dirán por nosotros, que para eso tenemos a Héctor Riobó Alborés, entrenador de nivel 2, un orgullo para TresCuatroTres. Aporta el toque de distinción, de conocimiento técnico profundo y muy bien explicado. Consigue que los conceptos manejados por los profesionales queden al alcance de cualquier aficionado y nos ayuda a interpretar mejor lo que vemos en el terreno de juego. Pero también es seguido por sus propios compañeros de profesión, aportando interesantes ejercicios o soluciones para poner en práctico en entrenamientos, sobre todo en jugadores que se encuentran en fase formativa.

Otro profesional del periodismo deportivo que tenemos el gusto de disfrutar en TresCuatroTres es Víctor M. Martín. Curtido en mil batallas, conoce los vericuetos del fútbol profesional y los destapa con un estilo con toques socarrones, divertido, cercano con el lector. Deja entrever esa nostalgia por los orígenes, cierto resquemor por el fútbol moderno hipermercantilizado, en sus repasos de la actualidad. Como es un todoterreno, también se decanta por la crítica literaria y, recientemente, se ha convertido en el encargado de la publicidad y los contactos con la web.

¿Y qué quieren que les diga de mi? Como mis compañeros, un aficionado más al que le gusta ordenar sus pensamientos entrelazando palabras. No escondo mis colores colchoneros, que han definido mi manera de ver el fútbol. Yo he visto a mi Atleti bajar a Segunda y disputar finales de Champions, casi se podría decir que he vivido los sinsabores y alegrías del juego por completo. Gracias a TresCuatroTres he podido expresarme, debatir mis puntos de vista y vivir experiencias como asistir a una rueda de prensa en el Calderón o entrevistar a personajes de gran interés. Esta página me ha dado más de lo que jamas podré devolverle.

Pero me van a permitir que no cierre hablando de mi, sino que guarde este último párrafo para la persona fundamental de este equipo, nuestro fundador y Director, el alma mater del proyecto, Antonio Ros. Uno de esos hombres a los que seguirías si te perdieras en el desierto, un líder tranquilo, natural, sin estridencias. Trabajo y paciencia, capacidad para ceder y delegar, sin afán de protagonismo, ha ido uniendo a un grupo de desconocidos para crear un equipo que va cumpliendo con los objetivos marcados temporada a temporada. Se ha ganado la confianza, el respeto y la admiración de todos los que le acompañamos en este que es un proyecto de todos gracias a su generosidad, pero en el que no cabe duda que el gran mérito es suyo. Gracias Antonio, gracias compañeros, y, sobre todo, gracias lectores. Arranca un nuevo año con la expectativa de seguir disfrutando en compañía del fútbol que nos rodea y nos gusta. Estaremos encantados de que nos acompañen.

Sobre El Autor

Director Adjunto

Futbolero y colchonero desde 1978. Sé por qué soy del Atleti, pero no puedo explicarlo. Si quieres hablar de fútbol, aquí tienes un amigo.

Artículos Relacionados