Puede que muchos no estén de acuerdo con la opinión que voy a desarrollar a lo largo de estas líneas acerca de Diego Pablo Simeone, el entrenador más famoso de la Liga española en la actualidad y el artífice que ha devuelto al Atlético de Madrid al lugar de los grandes durante la pasada temporada. Y es que al parecer, el perfil de modesto y humilde que llevó consigo durante la anterior campaña, va a seguir presente en su tercera temporada en el club.

Y no es que me moleste que quiera llevar al Atlético de Madrid con pies de plomo, sobre todo, después de haber demostrado que con esa filosofía ha contagiado a los suyos de un estado mental y físico que les ha llevado a desplegar un juego espectacular, capaz de hacer frente a cualquier equipo de Europa.

Una forma a la que el conjunto colchonero llevaba demasiado tiempo sin acercarse, si quiera de lejos, y que ha conseguido que todos los aficionados al fútbol nos hayamos hecho un poco atléticos con su resurgir. Pero volvamos a su discurso.

Simeone atento durante una rueda de prensa

Simeone atento durante una rueda de prensa

Resulta que el argentino, en una entrevista en La Gazzetta dello Sport, considera que su plantilla no puede hacer frente a equipos como Real Madrid y Barcelona esta temporada, sino a otros como Valencia, Sevilla o Athletic de Bilbao. Argumenta sus declaraciones exponiendo que los conjuntos de Ancelotti y Luis Enrique se han puesto a punto gastando muchos millones para traer a los mejores jugadores del mundo como Kross o Luis Suárez y eso, les da ventaja.

Estoy de acuerdo con Simeone. Su equipo ha cambiado desde el final de la pasada temporada. Muchos de los jugadores que les hicieron campeones de Liga, ahora forman parte de los onces de otros equipos, del mismo modo que otros como Moyá, Mandžukić o Griezmann visten la rojiblanca por primera vez y se adaptan a un nuevo entorno que tiene aún que forjar sus líneas.

Pero eso no quita que un señor equipo como el Atlético, con el mismo planteamiento psíquico y físico que la campaña pasada, y con el mismo entrenador exigiendo del mismo modo, posiblemente más, de repente ya no sea capaz de luchar contra los gigantes del fútbol y no tenga posibilidades de enfrentarlos a su altura, porque no lo creo.

Simeone concentrado durante un partido

El entrenador atlético concentrado durante un partido

Soy consciente de que no se vive del recuerdo y de que hoy no sirve que el Atlético ganara la pasada Liga al Barcelona en su casa y que rozara la victoria de la final de Champions en Lisboa contra el Real Madrid hace unos meses. Los nuevos retos están por delante y es momento de demostrarlo pero, sí sirve el hecho de que su nuevo y renovado equipo acabe de ganar la Supercopa de España al equipo blanco y ya guarde su primer título de la temporada en las vitrinas del Calderón.

Así que creo que los rojiblancos cuentan con el crédito suficiente como para estar a la altura de los mejores en esta campaña que no ha hecho más que empezar. Una confianza que después de ver la evolución que han tenido, está presente en cada aficionado atlético y también, en todos los que no lo son, incluido su míster, aunque prefiera no proclamarlo en voz alta.