La archiconocida canción “You’ll never walk alone” (“Nunca caminarás sólo“), símbolo de unión entre la afición y los jugadores del Liverpool F. C., o la frase “Si no puedes apoyarnos cuando perdemos o empatamos, no nos apoyes cuando ganemos” que pronunció Bill Shankly, entrenador del club inglés entre el año 1959 y el 1974, bien podrían dar título a la imagen sobre la que versa este artículo.

El pasado domingo 15 de octubre, tuvo lugar en el Estadio Nueva Condomina de Murcia, el encuentro de la jornada 9 del Grupo IV de la Segunda División B española, que enfrentó al Real Murcia C. F. contra el Marbella C. F. El partido finalizó con el resultado de 3 a 0 a favor del equipo pimentero, siendo la asistencia al partido aproximadamente de 5.000 espectadores.

Entre esos espectadores hubo unos pocos valientes seguidores del equipo marbellí que se animaron a viajar desde la ciudad malagueña a Murcia, recorriendo los cerca de 440 kilómetros que separan ambas localidades. Esos seguidores del Marbella C.F., que se podrían contar con los dedos de una mano, se atrevieron a desplazarse hasta el estadio del Real Murcia sabiendo que a la finalización del referido encuentro, amén del inevitable viaje de vuelta de más de 4 horas de duración, podrían llevar como compañero de viaje la derrota de su equipo, cosa que fue lo que finalmente tuvo lugar.

Más allá del propio partido, el detalle que me llamó la atención fue el comportamiento de los jugadores del Marbella C.F., quienes al terminar el partido (y antes de abandonar el terreno de juego), se acercaron a la zona de la grada donde se encontraba este pequeño grupo de aficionados para saludarles y agradecerles el apoyo recibido. Es de bien nacidos ser agradecidos.

Grada Real Murcia Marbella CF

Grada Real Murcia – Marbella CF

Cuando realizas un viaje como el de estos aficionados, un gesto como el que realizaron los jugadores del Marbella C. F., que tan poco cuesta, significa un mundo. Cuando un equipo tiene buenos resultados, hace un juego bonito, etc. es muy fácil apoyarlo, sin embargo, cuando las cosas van mal o hay que hacer muchos kilómetros para apoyar al equipo, no son tantos los aficionados (menos en divisiones inferiores como la Segunda División B, como en este caso), que se movilizan como hicieron este grupo de seguidores marbellíes.

Es por ello que gestos como este, que no se ven mucho en los campos de fútbol, deben ser destacados. Estas actitudes son las que hacen club.

Sobre El Autor

Abogado, dirige la sección "In Dubio Pro Fútbol"

Murciano, murcianista y picapleitos. Siempre hay un momento para entretenerse escribiendo sobre fútbol.

Artículos Relacionados