Ayer, 29 de octubre de 2014, fue un día especial. Tal vez no para todo el mundo, ya sabéis, un miércoles cualquiera, día normal y corriente para el común de los mortales en el que hay que seguir la rutina diaria de trabajo y demás.

Pero para mí, y supongo que para un gran número de madridistas, fue especial porque, en nuestro corazón y en nuestra memoria, hay un hueco reservado para ocasiones especiales como el día en que se cumplen 20 años del debut de una de las más grandes estrellas del Real Madrid: Raúl González Blanco, el eterno capitán.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.