Hoy es Halloween, esa fecha que la globalización o el imperialismo cultural de los Estados Unidos, según como se mire ha hecho que nos apropiemos en nuestro país en la última década. No es extraño ver hoy en día en nuestras ciudades a niños pidiendo caramelos como si fuesen de Wisconsin o a jóvenes disfrazados de brujas y otros personajes de terror. Por ello, tomando como referencia el film de culto que Tim Burton dedicó a esta celebración quiero hablar de las pesadillas que se ciernen hoy en día sobre nuestra Liga. Porque como todo entrenador sabe, el punto de inflexión que marca la continuidad en un equipo durante una temporada llega en Navidad. Enero es el juez que discierne si un entrenador ha pasado el período de prueba que de manera tan habitual incluyen los contratos precarios que proliferan en el mercado laboral actual. O como se suele decir en el acervo popular: comerse el turrón. El problema se agrava cuando el técnico no llega ni siquiera al truco o trato y de ahí este artículo. 

De hecho, sería imposible escribir esta semana sobre fútbol sin tocar el caso Lopetegui. Tras producir un terremoto en algo tan sagrado como la selección española a días de una cita mundialista, sus días como entrenador madridista han llegado a su fin este lunes. La situación era insostenible y a Florentino Pérez no le ha quedado otra que destituir al míster cuyo reclutamiento le ha granjeado tantas enemistades en todo el país. Pero la temporada del Real Madrid para los merengues está siendo de auténtica pesadilla. Noveno, a siete puntos del Barça más irregular de los últimos años y encima perder el clásico por otra nueva manita. Muchos achacarán el nivel del equipo a la ausencia de Cristiano Ronaldo y sobre todo, de grandes fichajes que lo supliesen en verano, pero de acuerdo al comunicado oficial, una plantilla así no puede jugar tan mal.

Leo Franco dando instrucciones Huesca

Leo Franco se convirtió a principios de mes en el primer entrenador destituido de la 18-19

La cuestión será saber si el sustituto del guipuzcoano será capaz de hacer despertar a los madridistas de este mal sueño. De momento, la opción número uno, Antonio Conte, parece alejarse de Valdebebas y se tendrán que conformar con Santiago Solari. Todo apunta a que el poder de convicción del gran constructor ha perdido fuelle en los últimos tiempos y los grandes técnicos, no hay muchos en paro, recelan de la patata caliente. De hecho, mucho se habla de Roberto Martínez, que al entrenar una selección, un cargo mucho menos atrayente entre grandes citas, podría ser el as que Florentino guarde bajo la manga. El inconveniente es que se tendría que negociar con la federación belga, que tras el exitoso último mundial venderá cara su marcha. Los más optimistas dicen que sería el gancho perfecto para vestir a Hazard de blanco, aunque tal y como está el mercado y sabiendo el Chelsea que los blancos tienen dinero para rato, no creo que la broma bajase de los 200 millones. De momento, el flaco Solari.

Aunque no sólo se encuentra inmerso en pesadillas el Real Madrid. En Huesca no levantan cabeza pese a ser los primeros que hicieron rodar este curso la propia de su entrenador, Leo Franco. El ambicioso Francisco, conocido por dimitir en Córdoba al sentirse engañado por el proyecto antes de empezar, tiene una tarea complicadísima vista la plantilla. Aunque, ¿hasta qué punto es lógico pedir más a un equipo hecho a base de retales que deambulaba hace poco en 2ªB en una ciudad de 52.000 habitantes? De momento tienen difícil dejar el farolillo rojo. Algo parecido sucede en Vallecas, puesto que es casi un milagro que un equipo de barrio con los problemas que arrastra en despachos y estadio sobreviva en la exigente Primera. La diferencia es que aunque el Rayo tenga dueño, en el Valle del Kas la afición es soberana y cualquiera toca a un emblema como es Míchel. Aún así, la veteranía de su plantilla podría dar alguna sorpresa y conseguir la salida del hoyo si se da la oportunidad. También tiene problemas el Leganés de Pellegrino, pese a la machada frente al Barça, aunque como dice el refrán todos los días no pueden ser Navidad.

Villarreal Valencia liga 2018

Ni Villarreal ni Valencia han empezado bien la temporada.

Sin embargo no sólo hay pesadillas en los más humildes, a los que ya se les presuponía. A la Comunidad Valenciana también ha llegado el miedo, sobre todo porque su exponente más feliz actualmente era el menos esperado, el Levante. De hecho, sus dos representantes europeos no acaban de arrancar en esta 2018-2019. Por un lado, en Villarreal el crédito de Javi Calleja empieza a dar para pocos alardes. Los amarillos sólo han ganado dos partidos en competición doméstica y uno de los tres disputados en Europa League. El equipo no encuentra su juego y ni Cazorla es capaz de reanimar a un equipo claramente a la baja. También se deben despertar angustiados los aficionados che, que ven como su Valencia no para de empatar. Sólo dos victorias en Liga para un proyecto tan ambicioso y el poco chance que le queda en Champions tras empatar en Berna pueden dar al traste con la temporada de consolidación. De momento no peligra el cargo de Marcelino pero muchos se preguntan cuándo carburará este equipo.

Estas son algunas de las pesadillas que sobrevuelan las horas de sueño de dirigentes, entrenadores y aficionados en nuestra Liga Santander aunque podríamos citar más. Las que tiene Berizzo al probar formas y formas de juego en busca de la mejoría de un Athletic mediocre. La que protagoniza la preocupante falta de gol en el Real Betis de Setién. O la que hace que el Atleti del Cholo no haya sido capaz de aprovechar las horas bajas de Madrid y Barça y liderar ahora mismo la tabla. Todo esto unido a los dulces sueños que viven inesperados invitados a la zona noble como Alavés, Espanyol o Valladolid nos están haciendo disfrutar de la Liga más abierta del siglo ¡Feliz Halloween!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.