En Derecho Romano, quien ostentaba el Potestas era aquella persona que tenía un poder socialmente reconocido, lo que hoy entendemos por la autoridad. Es decir, quien posee capacidad legal para hacer cumplir su decisión. El Auctoritas por su parte era la legitimidad que ciertas personas o instituciones poseían en la sociedad debido a su conocimiento. Sus opiniones se consideraban cualificadas y aunque no fueran vinculantes, sí que se tenían en cuenta.

En el F.C.Barcelona, una persona ostenta tanto el Potestas como el Auctoritas. Esta no es otra que Lionel Messi, quien ya sea porque así lo manifieste o simplemente por el miedo del club a pasar a la historia por aquéllos que lograron enfadar al Messías, ve como nadie puede osar siquiera opinar sobre su persona a riesgo de ver su cabeza rodar por Aristides Maillol.

La destitución (o degradación) de Gratacós supone, en mi opinión, un acto precipitado, desproporcionado y hasta irresponsable por parte de esta “gloriosa” Junta Directiva que nos ha tocado “disfrutar”. No solo porque claramente se ve como el hombre se pone nervioso ante los micrófonos (quizás habría que preguntarse porqué se le envió al sorteo) a la vez que deja claro que Messi es el mejor, sino porque que se sepa no solo Messi no se ha molestado sino que hasta se ha sorprendido. Recordemos que Gratacós fue entrenador del jugador argentino.

Es obvio, que el Barsa es lo que hoy es en gran parte por Leo Messi, pero un jugador no puede estar por encima de la institución por mucho que se llame Messi. No es tolerable porque se sienta un precedente muy peligroso. A la lista de “víctimas” del de Rosario que inició Javier Faus en diciembre de 2013 tras decir: “Al señor Messi ya se le renovó el contrato. No sé por qué tendríamos que hacerlo de nuevo, no tenemos por qué presentar una mejora de contrato cada seis meses” se le une ahora la de Gratacós. Esperemos que sea la última aunque me temo que mientras se esté negociando alguna renovación y Messi siga siendo 3/4 partes del Barsa, la cosa no cambiará.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados