Boca y River jugaban el sábado 10 de noviembre el partido más importante de sus vidas. Una tormenta obligó a postergar el encuentro, que se jugaría veintitrés horas más tarde de lo estipulado: domingo 11 de noviembre a las cuatro de la tarde, hora de Argentina.

Las alineaciones se dieron a conocer a la hora en la que estaba programado el partido, el día anterior, y fueron confirmadas una hora antes del encuentro en La Bombonera. Boca jugaría con un once titular sin sorpresas, con Agustín Rossi en el arco, Leonardo Jara, Lisandro Magallán, Carlos Izquierdoz y Lucas Olaza en la defensa, el mediocampo se conformó por Wilmar Barrios, Pablo Pérez y Nahitan Nández y completaron el tridente ofensivo Sebastián Villa, Ramón Ábila y Cristian Pavón.

River Plate salió con Franco Armani en el arco y una línea defensiva de cinco defensores conformada por Gonzalo Montiel, Jonathan Maidana, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Milton Casco. En la mitad del campo estaban Enzo Pérez, Gonzalo Martínez y Exequiel Palacios, que se conectaron con los delanteros Rafael Santos Borré y Lucas Pratto.

Afición Boca

En un marco impresionante, con una salida de los equipos especial desde una manga tapada con un adhesivo que llevaba la inscripción de “La Gran Final”, los equipos de Guillermo Barros Schelotto y Marcelo Gallardo (ausente en La Bombonera por incumplir una sanción de no poder ir al vestuario de su equipo en las Semifinales) salieron al campo de juego a disputar la Final más importante del fútbol sudamericano a nivel de clubes.

El primer tiempo fue favorable para el equipo visitante, River, pero lo ganó el local, Boca, por 2-1. En el minuto 34 Ramón “Wanchope” Ábila disparó un misil al arco defendido por Franco Armani, que dio el rebote para que el jugador de Boca vuelva a rematar y la pelota pase la línea de gol después de otra fallida respuesta del arquero Millonario. El Xeneize se imponía y parecía que podía hacerlo pese al poderío ofensivo del visitante, que tuvo cuatro situaciones claras, algunas contenidas por Agustín Rossi y otra desperdiciada por Martínez Quarta, que cabeceó desviado. Al igual que en el resto de la Fase KO de esta Copa Libertadores, Boca podía ganar el partido por las individualidades que tiene en su plantel.

River tardó diez segundos netos de juego en empatar el partido. El equipo de Gallardo sacó en la mitad de la cancha, Borré movió rápidamente para Martínez, que filtró con un pase muy fino a Lucas Pratto, definiendo éste al segundo palo de Agustín Rossi. El Millonario empataba rápidamente y teníamos un partidazo, con dos goles en 107 segundos (tomando en cuenta los segundos en los que el equipo local festejó el tanto).

Boca River Libertadores

El encuentro que se esperaba por el público no fue el que tomó forma; incluso fue mejor. Estos dos equipos están en buenos momentos; River, por su solidez como equipo. Boca, por la garra y la destreza de sus jugadores. Antes del final de la primera mitad, Darío Benedetto, que reemplazó al lesionado Cristian Pavón antes del primer tanto del Xeneize, marcó la ventaja para el equipo de Barros Schelotto con un cabezazo de espaldas al arco. El local se iba al vestuario tranquilo de la ventaja. River, por su parte, tenía el desafío de poder empatar el partido y no llegar en desventaja al partido revancha en el Monumental, que será el sábado 24 de noviembre.

Boca encontró los caminos futbolísticos en el segundo tiempo pero, como sucede muchas veces en el fútbol, River ganó el complemento por 0-1. El conjunto Millonario encontró suerte en un cabezazo en contra del defensa de Boca Juniors Carlos Izquierdoz, que igualó el partido entre los dos equipos más grandes de la Argentina. El Xeneize lo tuvo en el final con un mano a mano de Benedetto con el arquero millonario Franco Armani, que respondió muy bien rechazando con el cuerpo ante un débil disparo del delantero de Boca.

Se puede decir que el local tenía la obligación de ganar por jugar en su casa, pero la realidad es que la serie está muy abierta. River en esta Copa Libertadores empató en la Ida de los Octavos y los Cuartos de Final frente a Racing e Independiente respectivamente y ganó en la vuelta en el Monumental por 3-0 y 3-1. El Millonario, con el empate en La Bombonera, cortó una racha de Boca de cuatro victorias consecutivas como local en la Copa Libertadores: superó en Fase de Grupos a Alianza Lima 5-0 y en la Fase KO repitió el marcador 2-0 frente a todos sus rivales previos a la Gran Final: Libertad en Octavos, Cruzeiro en Cuartos y Palmeiras en Semifinales.

Agenden la fecha: River y Boca definirán la Copa Libertadores en el Monumental el sábado 24 de noviembre a las cuatro de la tarde en Argentina (nueve de la noche, hora de España). El Millonario va por su cuarta Libertadores mientras que Boca buscará ser el máximo ganador de esta competición compartiendo el lugar con Independiente, que tiene 7.

Gol Boca Copa Libertadores

El delantero Cristian Pavón se perderá la revancha por un desgarro mientras que Rafael Santos Borré estará ausente porque llegó a la tercera tarjeta amarilla en la Libertadores y esto significa un problema para el Millonario porque pierde al delantero que marcó en cada instancia de esta edición. La pregunta es si el entrenador lo reemplazará por Ignacio Scocco, que se está recuperando de una lesión, o Rodrigo Mora, que no ha disputado muchos minutos este año.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.