Nuestro jugador de hoy apenas necesita presentación. A pesar de tener sólo 23 años, una edad en la que otros jugadores no han llegado a explotar, Raheem Sterling ya protagonizó hace años un fichaje multimillonario y ha sido estrella en dos clubes grandes de la Premier. Le queda mucho por delante, y con su talento y su capacidad para mejorar, Sterling lo tiene todo para hacer una gran carrera.

Estamos hablando de un extremo diestro, aunque puede jugar por ambas bandas ya que tiene salida tanto por dentro como por fuera. Tiene buen olfato para el gol, asomando bien por el área rival, y es tremendamente hábil y rápido en conducción. En los últimos años, de la mano de Guardiola, está aprendiendo a jugar de espaldas, a descargar y moverse por la frontal del área, jugando en ocasiones de falso nueve.

A Raheem Shaquille Sterling siempre ha tenido madurar rápidamente. Su vida no ha sido precisamente fácil. Nació en un suburbio de Kingston, en Jamaica, rodeado de violencia y bandas callejeras. De hecho, su padre (quien nunca le reconoció legalmente como hijo) fue asesinado antes de que el pequeño Raheem, junto a su madre, emigraran a Londres cuando contaba con apenas cinco años. Allí recaló en Neasden, un barrio muy cercano al estadio de Wembley y, tras tener problemas de comportamiento, su inclusión en una escuela especial de la zona le ayudó a progresar.

“Con 17 años estarás en la cárcel o jugando con la selección inglesa”, le dijo uno de sus profesores de aquella época. Por suerte, Sterling consiguió continuar por la senda más provechosa para su futuro. Aunque probó suerte con las categorías inferiores del West Ham United, el primer club donde realmente empezó con su carrera fue el Queens Park Rangers londinense. Cuando ya formaba parte del equipo sub 18, a pesar de no haber cumplido aun 16 años, fue traspasado por 700 mil euros al Liverpool.

En su segunda campaña con los reds, a los 16 años, empezó a jugar con el equipo de reservas. En esa primera campaña anotó seis goles y repartió siete asistencias en 19 partidos. Sus actuaciones llamaron la atención del mítico Kenny Dalglish, que le citó para el primer equipo en varios partidos del final de temporada. Aunque no fue titular, disputó minutos en tres encuentros en Anfield con la primera plantilla antes de acabar esa campaña, con 17 años recién cumplidos, y un hijo recién nacido de una relación estable pero llena de altibajos. Sin duda, Sterling fue siempre un ejemplo de precocidad.

Sterling Liverpool

En la siguiente temporada, la 12/13, la arrancó como miembro de pleno derecho de la primera plantilla del Liverpool, siendo titular desde la segunda jornada acompañando a Luis Suárez y al italiano Borini en el ataque, hasta que la llegada de Coutinho le complicó su presencia en el equipo dirigido por Brendan Rodgers. Aun así, disputó 24 partidos en liga y nueve en Europa League, anotando dos goles y repartiendo seis asistencias. Sus actuaciones le valieron el debut en la selección de la mano de Roy Hodgson, en el amistoso ante Suecia en el que Ibrahimovic firmó un espectacular gol de chilena desde fuera del área.

En la 13/14, Rodgers empezó a aprovechar su talento, acoplando a Coutinho, Suárez, Henderson y Gerrard en el ataque para que todos dieran el máximo rendimiento, en una temporada en la que el título de Premier League se les escapó por muy poco. En esa temporada, Sterling se destapó definitivamente con nueve goles y siete asistencias. También se estableció definitivamente en la selección absoluta, ya que desde su debut ante Suecia había vuelto a la sub 21. Así, aunque el Mundial de Brasil fue nefasto para los pross, Sterling tuvo el honor de debutar en el mayor escaparate del fútbol con solo 19 años.

La 14/15 fue su última campaña en el Liverpool. Debutó en Champions sin demasiada fortuna y, sin Luis Suárez en el equipo, el rendimiento no fue el de la anterior campaña. Aun así firmó siete goles y ocho asistencias, siendo una de las estrellas emergentes del fútbol europeo y uno de los cracks más deseados del club de la ribera del Mersey.

Tales eran las expectativas que, sin haber cumplido aun 21 años, el Manchester City pagó casi 64 millones de euros por su traspaso en el verano de 2015, convirtiéndose en el jugador inglés más caro hasta ese momento. Con Pellegrini al mando, mezcló titularidades con suplencias como citizen, alternando su puesto con Navas o con De Bruyne gracias a su versatilidad para jugar en todo el frente de ataque. Cayó en semifinales de la Champions, aunque fue suplente en ambos partidos de esa eliminatoria frente al Real Madrid, anotando tres goles y dando dos asistencias en esa competición. Jugó 31 partidos de Premier, anotando seis goles y dando dos asistencias, para lograr un cuarto puesto, y levantó el título de la Carling Cup precisamente ante su exequipo, el Liverpool. Cerró el año con una discreta Eurocopa, como la del resto de su selección, aunque fue titular en la despedida del cargo de Roy Hodgson.

En la 16/17, Guardiola asumió los mandos del equipo, dando una nueva dimensión al fútbol de Sterling, como al resto de sus compañeros. Para el técnico catalán, el extremo jamaicano es titular indiscutible, y aunque ha jugado en todas las posiciones de ataque, empezó ocupando preferentemente el puesto de extremo derecha, aunque en las siguientes campañas ha venido usándolo mucho en banda izquierda e incluso como falso nueve recibiendo de espaldas y rompiendo con paredes.

Sterling jugador del mes Premier

En esa temporada 16/17 jugó 47 partidos entre todas las competiciones, anotó 10 goles y repartió nada menos que 21 asistencias. En la campaña pasada fue uno de los más destacados de su equipo, ayudándoles a conseguir el título de Liga y su segunda Copa de la Liga (aunque no pudiera disputar la final por lesión). Apareció en 46 partidos para dejar unos números auténtica estrella: 23 goles y 17 asistencias entre todas las competiciones. Este verano fue titular indiscutible en el cuarto puesto de los ingleses en el Mundial de Rusia, aunque el sistema de Gareth Southgate no le dejara brillar demasiado ni se acoplara mucho a sus virtudes, aportando solo una asistencia en todo el campeonato.

Esta campaña ha vuelto a arrancar como un tiro, con cuatro goles y dos asistencias en los siete partidos de Premier que lleva disputados. Sin duda volverá a ser uno de los puntales de los sky blues en su lucha por ser grandes no solo en Inglaterra, sino también en Europa.

Esta noche, la selección española de Luis Enrique tendrá que tener cuidado con él, ya que se enfrentará con Inglaterra ante España en el Benito Villamarín, como parte de la UEFA Nations League. Seguramente, como extremo derecha, lanzando a Kane en la punta de ataque.

Para un jugador que ha ido quemando etapas con esa precocidad, no existen límites. Se trata de algo más que un futbolista interesante. Tiene calidad, cualidades y capacidad para aprender cosas nuevas casi ilimitadas, por lo que será una delicia admirar su progresión en los años venideros.

Desde los suburbios de Kingston, hasta ver desde su casa las obras del nuevo Wembley, la historia de Sterling es un ejemplo de superación de las adversidades. Driblando y siendo el más listo de todos, tanto en la vida como en el césped.

Sterling selección inglesa

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.