Cierto que aun quedan muchas jornadas, cierto que otras temporadas hubo casos de equipos como el Hoffenheim que apuntaban maneras pero que terminaron por hundirse tras aguantar casi una vuelta como líderes. Todo esto es verdad, pero también lo es que a día de hoy en lo más alto de la Bundesliga hay un equipo con el que nadie contaba. El RB Leipzig.

Leipzig es una ciudad de unos 600.000 habitantes situada al noreste de Alemania. El equipo sensación de la Bundesliga fue creado el 19 de mayo del año 2009 por la empresa Red Bull. Compró la plaza de un equipo de la 5ª División alemana y en tan solo 7 años se ha colocado primero de la Liga alemana. En un principio, la marca de bebidas pretendía adquirir un club que tuviera problemas financieros y cambiarle sus colores para que fuera imagen corporativa de la empresa. Sin embargo, la ley alemana prohíbe tal cosa, por lo que optaron por crear su propio club y comprar una plaza.

Red Bull Arena

Red Bull Arena, estadio del RB Leipzig con un aforo de 44.000 espectadores

Existe una gran controversia en el país teutón. Los hay quienes ven al RB Leipzig como el ejemplo de la mercantilización descontrolada en la que se encuentra sumergido el fútbol actual. Sin embargo, otra parte de la afición considera que equipos así fomentan la competitividad de un fútbol en el que el Bayer no tiene “quien le tosa”.

Entre los jugadores del equipo milagro destacan en primer lugar el goleador (7 tantos) de 20 años Timo Werner quien recaló en el equipo el pasado verano procedente del Stuttgart a cambio de 8 millones de euros. El mediocentro guineano de 21 años Naby Keïta y el extremo Emil Forsberg completan la columna del equipo. El Leipzig tiene una de las plantillas más jóvenes de la Bundesliga con una media de edad de 23,9 años. Esta combinación de juventud y talento y la sabia dirección del técnico danés Ralph Hasenhüttl hacen del Leipzig un conjunto que parece dispuesto a quedarse en lo más alto. Algo que a día de hoy, está consiguiendo.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados