Parece evidente, clara y necesaria la marcha de Vicente del Bosque. Tardía en mi opinión, porque debió producirse tras el Mundial de 2014. Pero no va a ser un adiós modélico y ejemplar. Ni mucho menos.

Roy Hodgson tardó en anunciar su renuncia la cargo de seleccionador inglés el tiempo que transcurrió entre el final del partido frente a Islandia y la llegada a la sala de prensa. Con nuestro entrenador no pasó lo mismo. Tiene que hablar primero con Villar, que pretende que el salmantino siga al frente del combinado nacional. Con Ángel María de por medio, cualquier cosa puede pasar. Solo hay que fijarse en lo que le costó destituir a Javier Clemente en 1998.

Vicente del Bosque dando instrucciones Italia-España

Vicente del Bosque dando instrucciones en el Italia-España

Sin embargo, no creo que en esta ocasión, se alargue la marcha del seleccionador de España. Parece que, irremediablemente, el punto y final de este período exitoso pero con un final paupérrimo, tiene una fecha clara e inamovible. Y como no podía ser de otra manera, ya han empezado a salir el nombre de los posibles sustitutos de Del Bosque que, dicho sea de paso, no me ilusionan.

Caparrós, Michel, Lopetegui, Pepe Mel y Víctor Férnandez están actualmente sin equipo. Otro de los candidatos hipotéticos es Paco Jémez que, a pesar de tener recién firmado un contrato con el Granada, podría tener una cláusula que le librara de cumplirlo si recibiera la llamada de la Selección. Personalmente, mis favoritos serían Marcelino García Toral o Quique Sánchez Flores, pero la salida de sus respectivos clubs se antoja complicadísima.

Sea como fuere, y como ya he dicho al principio del artículo, creo que el relevo se produce tarde y que se va a llevar a cabo de una manera ridícula y torpe. Para el futuro de España habría sido más fructífero contar con un nuevo seleccionador tras el fracaso de Brasil, ya que habría tenido un efecto renovador y revolucionario en el combinado nacional y se habrían sentado las bases del equipo que tiene que volver a aspirar a lo máximo en el Mundial de Rusia de 2018. Esperemos que el tiempo perdido no sea demasiado perjudicial para las aspiraciones de España.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.