Dentro de ese gran público que suponen los fans de los videojuegos deportivos,  siempre hubo un gran enfrentamiento al hablar de fútbol: FIFA contra PES. Muchos jugadores descubrieron que el manejar de jugadores les sabía a poco y que disfrutaban más en el proceso previo al partido.

Luchar por un fichaje sin dinamitar el presupuesto o  revolucionar un once apostando por un jugador fuera de su posición natural.  Incluso había fans que pasaban más tiempo editando los equipos que jugando.

Para este tipo de jugadores fue una revolución la llegada de los juegos de estrategia deportiva. La reciente llegada de una nueva entrega de PC Fútbol, hace suspirar a los más nostálgicos del lugar. Son muchos los que han querido desbancar de la memoria colectiva a este clásico para los amantes del fútbol virtual. Sobre todo PC Fútbol 7 y la versión de 2001. Eso sí, hay que indicar que fueron desastrosas para el aficionando las entregas de 2005 y 2007.

¿Qué hacía a esta entrega tan especial? en una palabra: control. Todo pasaba por nuestras manos, desde los fichajes al precio de las tazas en la tienda del estadio. Todas horas echadas parecían pocas. Bien es cierto que faltaba algo más de realismo, pero no suponía ningún obstáculo para disfrutar plenamente la experiencia. Solo con un click de ratón nos podíamos comunicar con todo nuestro equipo de asesores y  navegar por una gran variedad de menús.

Dos grandes títulos han competido duramente parar heredar la corona. La saga de Sports Interactive Fútbol Manager se ha quedado sola en la carrera tras la desaparición de FIFA Manager de EA Sports. Pero conviene no dar nada por hecho.

Su precio aumenta año tras año sin ofrecer grandes novedades y  puede pasar factura a una saga que sin licencias oficiales, en las dos últimas entregas, obliga a los jugadores a “completar” el juego mediante parches hechos por fans. Pero profundizando más, ¿cuáles son las diferencias entre estas dos sagas?

Principalmente, la dificultad del juego y su profundidad. FIFA Manager ofrecía una interesante opción de tener una “vida virtual” en el juego. Con el dinero que íbamos ganando podíamos comprarnos desde trajes hasta un yate. También daba una gran facilidad para navegar por el juego y otorgaba una sencillez a la hora de jugar que muchos seguidores de Fútbol Manager echan de menos.

Bien es cierto que si elegíamos un equipo medianamente potente, no era muy difícil llegar a la gloria en los terrenos de juego. Era una saga muy recomendable para aquel que quería probar un paso más allá en el universo FIFA. Sin complicaciones, pero altamente adictivo.

 

Fútbol Manager llegó pisando fuerte desde sus primeras entregas. Con grandes dosis de realismo ha ido poco a poco llegando a ser un referente en sagas deportivas. Gran variedad de menús y de opciones que pueden llegar a marear al jugador poco experimentado.

Su gran apuesta fue dejar lo estético a un lado, no tiene banda sonora y no cuenta con grandes gráficos, para apostar por la estrategia pura y dura. Apostar siempre por los mismos jugadores y nuestras respuestas en las ruedas de prensa, tienen sus consecuencias en el juego.

Debemos cuidar hasta el más mínimo detalle o no duraremos mucho en el cargo. Es algo que apasiona y desespera a partes iguales a los seguidores de la saga. Resumiendo, este título era la dificultad y profundidad frente a la ligereza y entretenimiento más liviano sin complejos de la saga FIFA Manager.

Es justo decir que ambos títulos cayeron en los mismo errores. Aumentar el precio año tras año viendo el éxito de ventas, ofreciendo al jugador pocas novedades que justificasen el aumento.  Un cambio de la paleta de colores junto a la renovación de las plantillas y ya teníamos en el mercado un nuevo título. Además de dejar en el aire muchos fallos sin pulir.

No era raro en ambos títulos ver delanteros, más que consagrados, fallar ante el portero constantemente, defensas que eran los pichichis en meter goles en propia, dos o tres  cantadas de los porteros por partido, etc. Son detalles que cabrean al jugador con motivo, pues sacan de esa cómoda sensación de realismo que se persigue en juegos de este tipo.

Por último sería injusto no nombrar otros títulos que pasaron con más pena que gloria por los ordenadores del aficionado. Como por ejemplo FX Fútbol  de FX Interactive. Contaban con el gancho de tener entre sus filas a algunas de las mentes que hicieron posible PC Fútbol. Sin embargo, la falta de licencias oficiales y la poca profundidad de este título lo han condenado a seguir a años luz de sus competidores.

Sobre El Autor

Monologuista. Guionista y Director de Cortometrajes. Ha colaborado en diversos medios de comunicación: A un metro de Sevilla, A vista de Águila, Lebrija Digital. Radio Triana Y Onda Guillena. Colaborador habitual del periódico Montilla Digital con su sección de relatos La putada de ser piano.Es Miembro del Grupo de Investigación Influencia de los Géneros Periodísticos y de las Tecnologías en la Comunicación Social de la Facultad de Comunicación de Sevilla.

Artículos Relacionados