Parece que al Real Madrid no le pueden ir mejor las cosas. El liderazgo de los blancos en la Liga seis puntos por delante del Barcelona, la conquista del cuarto Balón de Oro de Cristiano Ronaldo hace apenas un par de días y las buenas críticas que los de Zidane están recibiendo en los últimos partidos disputados, son algunos de las razones que están marcando un excelente final de año para el conjunto madridista.

A todo esto se le suma la final del Mundial de Clubes que el Madrid va a disputar este próximo domingo tras vencer al América por dos goles a cero, en un encuentro que estuvo abierto hasta el final pero que acabó llevándose el equipo madridista en los minutos de descuento, como ha cogido la buena costumbre de hacer.

Primero fue Benzema quien marcó en el añadido de la primera parte poniendo el 1-0 al marcador segundos antes de marcharse al descanso, pero fue finalmente el recién galardonado como el mejor jugador del mundo quien sentenció el pase a la final del Mundialito donde el Madrid se enfrentrá al Kashima Antlers japonés en la pelea directa por el título pasado mañana.

www.abc.es

Benzema celebrando con Nacho el gol que marcó en el descuento de la primera mitad

Tras esta nueva victoria, el equipo capitaneado por Sergio Ramos, quien tiene toda la intención de reaparecer tras su lesión este próximo domingo, suma ya 36 encuentros sin perder con la intención de añadir un partido más este fin de semana.

Y es que este será el último encuentro que los madridistas disputarán este año puesto que el partido que tenían programado en la jornada liguera contra el Valencia queda aplazado hasta nueva orden.

Aunque todo son buenas noticias para el Real Madrid, que tiene la posibilidad de coronarse este domingo como el mejor equipo del mundo, los blancos saben que tienen que mantener los pies en la tierra después de la mala racha que sufrieron hace dos temporadas tras seguir los mismos pasos que ahora.

www.elconfidencial.com

Zidane manteniendo una charla con sus jugadores durante un entrenamiento en Japón

Conquistaron la Champions y viajaron a Marruecos donde jugaron y ganaron la final contra San Lorenzo por dos goles a cero. Fue entonces, a la vuelta de Navidad y tras lucir en sus camisetas el símbolo que les hacía ser reconocidos como los mejores del mundo, cuando comenzaron a dejarse puntos, lo que les costó la no conquista de ningún título y el despido de Ancelotti ese mismo verano.

Los madridistas esperan que los pasos no se repitan otra vez y que la posible conquista del título este domingo les impulse para seguir avanzando en la Liga, título que los blancos anhelan pues la última fue conquistada en 2012.

De cualquier modo, aún quedan 90 minutos por delante para que los jugadores del técnico francés vuelvan a mostrar buen fútbol y consigan proclamarse nuevamente como los mejores del mundo. Un subidón de positivismo que podría impulsarles hacia la conquista de los diferentes títulos a los que aspiran. O quizá no. Veremos porque esto apenas llegó al ecuador de la temporada.

Sobre El Autor

Periodista graduada por la Universidad de Murcia que actualmente se encuentra en Londres probando suerte. Una enamorada del fútbol que se siente afortunada de haber sido testigo de las hazañas más grandiosas que la Selección Española ha cosechado nunca. Y aquí sigue, con intención de volver a contarlo.

Artículos Relacionados