Estamos en época de premios cinematográficos y, entre las diferentes categorías que siempre están presentes en estos certámenes nunca pueden faltar los actores y actrices secundarios. Todo buen cinéfilo sabe que un buen secundario puede levantar una película insulsa y que, con menos focos encima, puede comerse a un actor protagonista. En el fútbol nos puede ocurrir algo parecido, jugadores que, por nombre, no llaman la atención para el gran público, te pueden llenar el ojo y romper un partido aburrido.

Valga mi artículo de hoy para dar cabida a secundarios de lujo, a jugadores que no partían como estrellas principales de equipos que no son los más destacados de la lujosa nómina de conjuntos de nuestra Liga, pero a quienes el transcurso de las jornadas están dando un lugar en los focos y están llevando a llamar la atención de medios y aficionados.

Empezamos el repaso por John Guidetti, el ariete sueco del Celta de Vigo con curiosa mezcla de nacionalidades. Nacido en Estocolmo, tiene también nacionalidad italiana por vínculos familiares, cuenta también con antecedentes brasileños y, para colmo, pasó su adolescencia en Kenia. Así, tenemos un futbolista con la planta de un sueco, la competitividad de un italiano, la magia brasileña y la frescura africana, que con 16 años fue contratado por el Manchester City por recomendación de Sven Goran Eriksson. Tras un sinfín de cesiones, de las que destacan la último al Celtic y, sobre todo su exitosa campaña en el Feyenoord, este verano dejó Manchester habiendo jugado solo un partido con los citizens. A los 23 años llegó a Vigo un delantero con mucho mundo pese a su juventud y con cierto aire de futbolista de culto del que los entendidos en fútbol internacional esperaban mucho. Arrancó como suplente del tridente Nolito – Aspas – Orellana, pero la lesión del andaluz le abrió hueco en el once titular. Guidetti está respondiendo con trabajo, detalles de clase y goles (once entre Liga y Copa), mostrando más registros que el de ariete grandote que pareciera mostrar a simple vista. Memorable fue su partido de Copa en el Calderón, donde enloqueció a la defensa del Atleti y concretó la eliminación rojiblanca con un zapatazo a la escuadra desde fuera del área. Un jugador en progresión que puede dar muchas alegrías en Vigo, además de horas de baile con la canción que lleva su nombre.

El caso de Keko Gontán es el del renacimiento de una promesa que parecía perderse. En 2008 se proclamó campeón de Europa sub17 con la Selección Española, siendo de los más destacados desde su posición de extremo derecho profundo e incisivo. Coincidió allí y en la cantera del Atlético de Madrid con Koke, dando lugar a múltiples juegos de palabras, pero mientras uno se iba consagrando, el otro se iba desinflando. No encontró acomodo en Valladolid, Girona ni Cartagena y pasó tres temporadas en Catania con más pena que gloria. El Albacete le repescó para su temporada de vuelta a la Segunda División. Allí brilló, siendo fundamental en su salvación, y llamó la atención del Eibar para su segunda temporada en Primera División. Esta temporada ha dado rienda suelta a su descaro con tres goles y cuatro asistencias para el equipo armero, formando dúo de excanteranos del Atlético con Borja Bastón. El próximo año apunta a un grande: el Sevilla es el siguiente paso en su progresión.

Si hacemos caso a los rumores, la carrera de Jozabed Sánchez podría tener recorrido de bumerán. Sevillano y excanterano del Sevilla F.C., tuvo que buscar en la Ponferradina y el Jaén el salto al fútbol profesional que no le otorgó su club de toda la vida. Las necesidades económicas del Rayo hicieron que supieran ver en él un jugador útil para la Primera División. Se trata de un mediocentro ofensivo fino, de toque preciso, muy del gusto de Paco Jémez, quien poco a poco le ha ido dando peso en el equipo para compartir la manija con Trashorras. A sus 24 años ha terminado de explotar esta campaña, mostrando su llegada al área rival y su buen golpeo de balón para apuntar nueve goles en lo que va de curso, junto con tres asistencias. Parece que en Vallecas no disfrutarán demasiado de él, ya que en Sevilla sueñan con repescarle si, como parece, Banega pone rumbo a Italia. Tal vez en Nervión salgan ganando con el cambio.

Otro equipo con serias apreturas económicas, el Sporting de Gijón, anda ilusionado con un chaval de Cangas del Narcea que forma como interior izquierda. El joven Jony Rodríguez es una auténtica bala, por su recorrido puede actuar como lateral izquierdo, y por su buen pie y habilidad es capaz de llegar a línea de fondo y poner buenos centros con los que ya ha repartido cinco asistencias en esta temporada. Llegó la temporada pasada a El Molinón tras pasar por las canteras de Barça, Oviedo y Getafe, además de jugar en equipos clásicos de Asturias como el Marino de Luanco o el Avilés. El poco margen del Sporting para fichar por el control de sus cuentas por parte de La Liga hizo que agudizaran el ingenio para encontrar chicos como Jony, por el que ya suspiran en Málaga para la próxima campaña.

Roque Mesa tuvo que pasar por las canteras del Levante y el Tenerife para que el equipo de su tierra, La UD Las Palmas, se fijara en él y le reclutara. Fue ganando importancia en el equipo durante la temporada del ascenso y este curso, ya en Primera, lleva la manija de uno de los equipos con mejor trato de balón de toda la Primera División, doctorándose incluso a sus 26 años en un buen partido a pesar del resultado frente al F.C. Barcelona este pasado fin de semana. Versátil, ha jugado incluso de lateral derecho, Roque Mesa es uno de esos jugadores con los que la pelota no sufre, al paso por sus pies siempre mejora.

José Luis Morales está acostumbrado a actuar en casi todas las posiciones del campo, en los últimos años ha funcionado como lateral e interior a ambos costados, incluso como delantero centro, pero es en el extremo donde más brilla, sobre todo en el izquierdo, desde donde sabe recortar hacia dentro y rematar como un auténtico crack. Madrileño de 28 años, recaló en el Levante tras pasar por Parla y Fuenlabrada. Su peculiar estética, con barba abundante, piernas finas, cierta chepa al correr, recuerda a futbolistas de tiempos ochenteros. No cuesta imaginarle con las medias bajas y pelo más largo. Sin embargo, verle con el balón controlado driblar defensas y lucir confianza en sus posibilidades es un gusto. Lleva seis goles (espectacular el que anotó este viernes al Getafe) y cinco asistencias repartidas, siendo una de las piezas fundamentales a las que se aferra el Levante para buscar la salvación.

Fuente: eldesmarque.com

Para Adalberto Peñaranda todo va muy deprisa. Con solo 18 años, ya ha sido campeón de la Copa de su Venezuela natal con el Deportivo La Guaira, traído a Europa por el Udinese, llevado a Granada por las relaciones entre clubes de la familia Pozzo, ascendió del equipo B a la primera plantilla, y ya tiene apalabrado su pase al Watford (también de los Pozzo) para la próxima temporada. Tal vez vivir tan deprisa le haya llevado a algún problema de disciplina y rendimiento que Sandoval (recién destituido) le ha reprochado recientemente. Pero también es la velocidad lo que le hace romper defensas. Es un delantero vertiginoso, de los que necesitan espacios para correr, hábil en el dribling y certero en la definición, además cuenta con un físico poderoso para su corta edad. Madera de crack total. Veremos si su carrera se desarrolla como debe y tanta potencia y velocidad no le hacen descarrilar.

Seguramente no están todos los que son, la selección de los nombrados es cuestión de gustos, pero lo que está claro es que son todos los que están y que merece la pena que les sigan, porque van a disfrutar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.