Se suele decir que para que un equipo llegue con opciones en todas las competiciones a final de temporada tiene que tener una plantilla compensada, donde los suplentes rindan cada vez que sea necesario. Pues bien, este año el Barsa no tiene la denominada segunda unidad, ni se la espera.

Tras el baño de optimismo del pasado miércoles, el equipo de Luis Enrique ha necesitado apenas cuatro días para darse de bruces con una realidad que se repite jornada tras jornada (con alguna excepción), no es un equipo fiable y sobretodo, algunos de sus suplentes no merecen vestir esa camiseta.

Hoy día, jugar con Arda Turan y André Gomes de salida es directamente salir con nueve al campo. El turco es lo más parecido a un ex-futbolista que he visto en mucho tiempo, es el Albertini de este Barsa. Es vox populi que este verano aprovechará para retirarse en el dorado fútbol chino.

En cuanto al portugués, o espabila la temporada que viene (doy por hecho que le darán otra oportunidad ya que como insistió Robert Fernández, “se trata de una opción de futuro”) o que se vaya buscando equipo. En el Barsa no vale con dar pases horizontales, andar por el campo y esconderse cuando se necesita dar un paso al frente.

Finalmente, mención especial al entrenador. Si en Champions dio un recital con su planteamiento, en el partido de hoy lastró al equipo con la alineación. Cierto que se venía de un desgaste pero no es menos cierto que el Deportivo también jugó el miércoles y que de qué te sirve sentar en el banquillo a Iniesta y Rakitic si luego tienes que echar mano de ellos. Además, esta semana no hay partidos y el croata por ejemplo, ha sufrido un ostracismo incomprensible que supongo por jugar dos partidos seguidos no habría pasado nada.

A estas alturas parece claro que esta Liga la ganará el menos malo. El Barsa, oposita a rendirse a pasos agigantados.

Pd: Alguien en Can Barsa debería ir fijándose no solo en el lateral derecho sino también en el izquierdo. Jordi Alba vive de unas rentas que ya hace tiempo caducaron.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados