El 13 de junio de 1990 se disputó en el estadio San Paolo de Nápoles el partido de la segunda jornada del Grupo B del Mundial de Italia que enfrentaba a Argentina y la URSS. El encuentro tenía su punto de morbo porque en la portería de ambos equipos iban a jugar el portero del Real Betis Balompié frente al del Sevilla Fútbol Club.

Sorprendentemente, el sevillista Rinat Dassaev no fue alineado, y el bético Nery Alberto Pumpido solo pudo jugar once minutos. El cancerbero verdiblanco se fracturó la tibia y el peroné tras chocar con su compañero Julio Olarticoechea y tuvo que abandonar el césped, siendo sustituido por nuestro protagonista de hoy: Sergio Goycochea.

Para Pumpido, que había sido el portero titular cuatro años antes cuando Argentina ganó el Mundial de México, fue una fatalidad esa lesión, pero para Goycochea significó la oportunidad de darse a conocer mundialmente. Y lo hizo, vaya que si lo hizo. En el mítico partido de Octavos frente a Brasil tuvo un par de intervenciones extraordinarias que impidieron una más que merecida victoria brasileña.

Parada de Sergio Goycochea a Roberto Donadoni en la Semifinal de Italia’90

Pero su consagración llegó en dos rondas de penaltis. En Cuartos de Final paró los dos últimos penaltis a los yugoslavos Dragoljub Brnović y Faruk Hadžibegić, clasificándose Argentina para la Semifinal ante Italia. Ese partido también se resolvió con lanzamientos desde los once metros, volviendo a ser Goycochea el héroe de la albiceleste, volviendo a parar los dos últimos penaltis a Roberto Donadoni y Aldo Serena. Y en la final frente a la República Federal de Alemania a punto estuvo de atajar la pena máxima lanzada por Andreas Brehme.

Su fama de parapenaltis la siguió agrandando en la Copa de América de 1993, donde paró el penalti decisivo ante Brasil en Cuartos y ante Colombia en Semifinales. Ese torneo continental, el de 1991 y la Copa Confederaciones de 1992 son los títulos que ganó con la selección argentina, con la que fue convocado para el Mundial de 1994 aunque no jugó ni un solo partido. En total, defendió la portería de su país en cuarenta y cuatro ocasiones.

A nivel de clubes, Sergio Goycochea militó en una larga lista de equipos: Lima FC, CA Defensores Unidos, River Plate (ganó dos Ligas, una Libertadores y una Intercontinental), Millonarios FC de Colombia, Racing Club, Stade Brestois de Francia, Cerro Porteño y Olimpia de Paraguay, Deportivo Mandiyú, SC Internacional de Brasil, Vélez Sarsfield y Newell’s Old Boys, donde se retiró en 1999.

Hoy, 17 de octubre, Sergio Javier Goycochea cumple cincuenta y cinco años y era una buena oportunidad para recordar sus decisivas paradas en las rondas de penaltis. Siempre he dicho que el Mundial de Italia de 1990 fue el primer campeonato internacional que me marcó y que viví con intensidad. Parte de culpa tuvo el portero de Argentina. Felicidades.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.