El Barcelona tiene a los mejores jugadores del mundo en el terreno de juego, la élite entre la élite. Sin embargo, la cosa cambia cuando hablamos de sus servicios jurídicos. Quien escribe este artículo tiene una formación como jurista y quizás ese hecho haga que mi incredulidad sea mayor cuando se trata de analizar cómo el club va de fracaso en fracaso.

Que el Barsa vaya a juicio es como cuando el colista visita el Camp Nou, se sabe que va a perder, la pregunta es por cuánto. Cada vez que el club se ha visto envuelto en un asunto judicial el resultado ha sido cuando menos cuestionable. El caso Neymar se sumó al rubor culé por el caso de la Masía viendo como al Madrid el TAS le perdonaba la sanción mientras que el Barsa estuvo dos mercados sin poder inscribir jugadores. Se puede alegar que en este caso los servicios jurídicos contratados por ambos equipos fueron los mismos, sin embargo el hecho de que al Barsa sí se le haya condenado implica que las cosas no se hicieron bien en el momento de regularizar la situación de dichos jugadores.

A estos casos, hay que añadir situaciones como las que vive el jugador del filial Marlon quien ya al inicio de la temporada tuvo que viajar a Brasil para regularizar su situación, algo que al parecer no se hizo de manera correcta ya que a día de hoy no puede jugar con el primer equipo ni en Liga ni en Copa. Y es que en el club blaugrana no están seguros de si han hecho las cosas bien ni de si la ley les ampara, cuestión ésta bastante triste tratándose de teóricos especialistas en Derecho que a buen seguro tienen nóminas abultadas.

Solo en el caso de la publicidad en la fachada de la Masía se tuvo un feliz desenlace y es que, como en la vida misma, toda regla tiene su excepción…

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados