La situación que está viviendo Gerard Piqué con la selección española tiene una difícil lectura en cuanto a los motivos se refiere. Las opciones son las siguientes: a) se le pita por sus reiterados comentarios hacia el Real Madrid, b) se le pita por lo que algunos piensan es una ambigüedad en el sentimiento nacional y c) Una mezcla de a) y b).

Piqué es un jugador que sobre el terreno de juego, si está centrado, es en mi opinión el mejor defensa central que hay no solo en el fútbol español (no, no me olvido de Sergio Ramos, simplemente lo considero ligeramente inferior al catalán) sino me atrevería a decir en el mundo. El “problema” que tiene Gerard es que le va la marcha fuera del campo. No me refiero a salir de fiesta cuando tiene permiso, cuestión esta que me parece de lo más normal ya que pertenece a su vida privada, sino a declaraciones fuera de tono.

Si pensamos que los pitos que recibe tienen como razón la opción a), la cosa sería de lo más esperpéntica. Vale que a los aficionados del Madrid (y a algunos del Barsa entre los que me encuentro) no les hace ni pizca de gracia que el Barsa se tenga que acordar del eterno rival en celebraciones de títulos ni que se haga leña del árbol caído (o del Roldán caído). Sin embargo, esta es la misma gracia que nos hacía a los culés (entre lo que también me encuentro) cuando jugadores como Guti o Raúl González Blanco, cantaban eso de…

Si a Piqué se le pita cuando juega con la Selección por sus salidas de tono con el Madrid, solo confirmaría una sensación que siempre he tenido y es que en España la gente es ante todo de su equipo y eso del combinado nacional es como una gran mentira.

Lo que me lleva a la razón b), la ambigüedad en el sentimiento hacia los colores de España. Suponiendo que Piqué fuera independentista, cuestión esta que nadie sabe ya que el afectado nunca se ha pronunciado ni creo personalmente que tuviera que hacerlo. ¿Alguien piensa que en el fútbol actual se vive del romanticismo?

Salvo honrosas excepciones como la de Oleguer Presas, el futbolista sabe que si juega con España el escaparate es inigualable, su caché sube y con un poco de suerte hasta gana algún título. Opción mucho más rápida que estar esperando a que tu Comunidad Autónoma se convierta en país. Cree alguien que Catanha sentía los colores de España o que incluso el grandísimo Ladislao Kubala quien disputó partidos con Hungría (su tierra de nacimiento), con Checoslovaquia (el país de sus padres) y España (su país de adopción) era más o menos español…

Sea por cualquiera de las dos razones, lo que mejor le vendría al jugador es simplemente intentar pasar desapercibido aunque esto, tratándose de Piqué, sea una cuestión compleja…

“Todo es muy difícil antes de ser sencillo”

– Thomas Fuller –