Fue una vergüenza. Aquello fue una auténtica vergüenza. Una muestra de hasta qué punto puede la condición humana dejarse el término “humana” y ofrecer su peor cara. La solución, en la opinión de quien abajo firma es que se tenía que haber dejado esta edición de la Copa Libertadores sin campeón. Desierta. Que pasara a los libros del fútbol simplemente con un asterisco y una nota al pie de página que hiciera a cada uno que lo leyera recordar lo sucedido aquél 24 de noviembre de 2018. No ha sido así. El show debe continuar.

Una vez visto que es más importante llenarse los bolsillos que sentar un precedente (me hace gracia que se quiera destinar dinero a “reeducar” a la sociedad argentina mientras al mismo tiempo se le manda el mensaje de, mátense entre ustedes que no pasará nada), nuestros dirigentes con Rubiales a la cabeza han estado rápidos. Me parece a priori una muy buena operación tanto de venta de Madrid, del país y del fútbol español, además de la repercusión económica que tendrá para la ciudad.

Incidentes Final Copa Libertadores

Soy consciente de que hay que montar un dispositivo enorme de seguridad en apenas unos días, pero si otros países estaban dispuestos a hacerlo (incluido Francia), ¿por qué no nosotros? Se dice que el coste saldrá del erario público, eso está por ver, y en el caso de que así fuera no diferiría de cualquier partido de Primera División donde los clubes involucrados sistemáticamente se lavan las manos.

Vale que en las aficiones de River y Boca hay mucho barra brava subvencionado y muchos de ellos forman parte de una sociedad desestructurada. Cierto. Pero no es menos cierto que habrá controles, muchos no podrán hacer frente al coste del viaje y, con todos los respetos, aquí se montará tal despliegue que ríete tú de la defensa de Numancia. Dicho lo cual, deberíamos también dejar de mirarnos el ombligo. No hace mucho un partido como Atlético-Deportivo de la Coruña tuvo una batalla campal con un muerto de por medio.

Esperemos que todo vaya bien, que el campo esté lleno, que no haya altercados y que se corone al campeón en el año en que no debió haber ninguno.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.