Cuando uno piensa en el fútbol africano, el nombre de Sudán aparece muy alejado en el escenario internacional de los más tradicionales Nigeria, Costa de Marfil, Ghana, Argelia y/o Egipto, por solo citar algunos ejemplos. Podría decirse que el fútbol sudanés no es una de las referencias principales del fútbol de África, sin embargo en el último tiempo, sobre todo a partir de las actuaciones de sus clubes, eso empezó a modificarse y ya se debe mirar con otros ojos a los elencos de este país.

Champions League Africa SudánLo que están haciendo en la Champions es muy grande”, sostiene el periodista argentino Rashid Ali García quien reside en Emiratos Árabes Unidos.

Se refiere a las actuaciones de Al Merrikh y Al Hilal de Sudán en el torneo más importante de África a nivel clubes, cuyo campeón será el representante del continente en el Mundial. “Hay una cuestión de mentalidad. Son todos equipos muy aguerridos, combativos. No es sólo en la Champions Africana. Hay muchos jugadores diseminados también por Asia a los que les va bien por lo mismo. En Emiratos Árabes Unidos por ejemplo vienen muchos de chicos y se adaptan rápidamente en gran parte gracias al idioma. Tiene una cultura interesante, que mezcla lo más tribal de Etiopía o Eritrea con lo “latino” del vecino egipcio. Entonces tenés físicos muy desarrollados (todos son veloces) pero con técnica”, sostiene García.

Lo que están haciendo en la Champions es muy grande. La última vez que un equipo sudanés llegó a una final fue en el año 1992, cuando Al Hilal cayó ante el WAC Casablanca marroquí. Cinco años antes, el mismo representante de Sudán había sido derrotado por el poderoso Al Ahly (Egipto) en el partido definitorio. Al Hilal, fundado en 1930 por gente relacionada al Gordon Memorial College, y cuyo nombre tiene que ver con la media luna -hilal en árabe- estuvo también en las semifinales de 2007, 2009 y 2011 pero perdió en las tres ocasiones ante el que sería el campeón: Etoile du Sahel (Túnez), TP Mazembe (RD Congo) y Esperance (Túnez), respectivamente.

Hoy, de la mano del marroquí Nabil Kouki, llegan con un equipo fuerte y no solo cuentan con figuras sudanesas del seleccionado como Mudather El Tahir, sino también con extranjeros como el arquero Loic Feudjou (Camerún), Nelson Ladzagla (Ghana), Andrezinho (Brasil), Souleymane Cissé (Senegal) y Boubacar Kebe (Burkina Faso).

No por nada Omdurmán es considerada la ciudad epicentro del fútbol de Sudán. A orillas del mítico río Nilo alberga no solo a Al Hilal sino también a Al Merrikh, el otro semifinalista del país. “Situada justo enfrente de la capital Jartum, al otro lado del río Nilo, Omdurmán vive dividida por la rivalidad de estos dos clubes: Al-Merrikh y Al-Hilal. Con empresas relacionadas con el petróleo detrás de ambos, son dos clubes estables con capacidad para reclutar a los mejores jugadores locales e incorporar a algún buen delantero de otros Estados africanos. Mantienen una rivalidad terrible, muy fuerte“, escribió esta semana Toni Padilla en MarcadorInt.

Al Merrikh, club fundado en 1927 cuyo nombre significa Marte en árabe, es dirigido actualmente por el francés Diego Garzitto, quien llevó al TP Mazembe al título en la Champions en 2009. Su figura es el goleador local Bakri Al Madina, pero también tienen algunos refuerzos extranjeros como el arquero ugandés Jamal Salim, el marfileño Didier Lebri, el nigeriano Jabason y el ghanés Francis Coffie.

En esta edición podría darse una final 100% de Sudán, pero las semifinales no serán nada fácil: se medirán con el TP Mazembe congoleño y el USM Alger, equipo argelino que ganó cinco de los seis partidos de la fase de grupos perdiendo en el último ante el Al Merrikh. Omdurmán será la sede de los partidos de ida de las semifinales: Al Hilal-USM Alger (27 de septiembre) y Al Merrikh-TP Mazembe (26 de septiembre).

Con las actuaciones de estos dos clubes, Sudán se ha transformado en el quinto país de África que coloca dos representantes en semifinales, como lo hicieran RD del Congo (2014), Nigeria (2009), Egipto (2005) y Túnez (2004). Pero el objetivo más grande será al menos poner a uno en la final, cosa que no ocurre desde la mencionada en 1992.

Escrito por Pancho Jáuregui

– Director de la web Sporting África

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.