Parece que no hay un stop que frene la dinámica positiva en la que lleva instalado el futbol femenino español desde hace unos años. Si bien es cierto que queda mucho todavía por conseguir, lo que en su día fue un primer punto de inflexión, el Mundial de Canadá 2015, puede tener otro punto álgido el próximo verano, en Francia.

Y es que tras las títulos logrados en las categorías inferiores, esta vez el turno le tocaba a la absoluta con dos partidos de la fase de grupos clasificatoria previa al Mundial del país galo. El primero tuvo lugar este pasado viernes en el estadio de El Sardinero de Santander donde se congregaron más de 7500 personas para presenciar el encuentro ante Finlandia, convirtiéndose en el nuevo récord de asistencia para un partido internacional. Para celebrar este dato, la Federación realizó un vídeo agradeciendo el apoyo recibido en una tarde para la historia.

Pese a tener el billete asegurado para el Mundial desde hace meses, la selección salió con el mismo empuje de siempre teniendo delante a un combinado aún con opciones de clasificarse como segunda de grupo, pero que en ningún momento dio muestras de poder llevarse los tres puntos.

Y es que todos los presentes pudieron disfrutar del juego desplegado por el equipo así como de la goleada por 5-1. Se adelantó La Roja pronto, a los 8 minutos, con un gol de Marta Corredera que tras recibir escorada, fue buscando el hueco hacia el interior hasta sacar un disparo que abría el marcador. Empató Sallstrom a la media hora aprovechando una contra.

Virginia Torrecilla y Ahtinen

Virginia Torrecilla, zafándose de Ahtinen

Jennifer Hermoso, volvió a adelantar a España cabeceando al fondo de la red un centro de Amanda Sampedro. Ellas dos, compañeras ahora en el Atlético de Madrid, crearon la acción del tercer gol en el último minuto antes del descanso. El centro cuidado y milimétrico de Hermoso lo cabeceó Marta Corredera para ampliar la distancia en el marcador.

En la segunda mitad, llegaría el 4-1 y el gran gol de la tarde a cargo de Mapi León, que marcaba de magistral lanzamiento de falta directa. Tan sólo tres minutos después, la presión arriba obtuvo recompensa y Nahikari García robó el esférico, se plantó sola en el área y tuvo la sangre fría para recortar a la guardameta y cerrar la goleada. Con esta victoria clara y contundente, España sumaba ya siete seguidas.

Pero el récord de asistencia ha durado cuatro días, los que tardó La Roja en enfrentarse a Serbia ayer en Logroño, en el último partido de la fase de grupos. Las gradas del estadio de Las Gaunas congregaron a más de 7700 personas que batieron el récord y disfrutaron de la victoria local por 3-0 con goles de Jennifer Hermoso por partida doble y Amanda Sampedro. Otra victoria más y ya son ocho, total de pleno en la fase de clasificación.