En muchas ocasiones se ha criticado a los futbolistas por comportarse como mercenarios. Por guiarse, en muchos casos, por el dinero más que por el sentimiento. Por sucumbir a grandes ofertas más valiosas económicamente, que deportivamente. En realidad, estas situaciones puedo llegar a entenderlas. La afición siente el fútbol como algo suyo y le duele que sus jugadores insignia abandonen a su equipo. Pero hay que verse en la situación.

Tanto si despunta el equipo, como si está sumido en lo más bajo. Los futbolistas son meros trabajadores que realizan su función y cobran por eso un salario. Como todos nosotros. El problema está en que en su día a día influyen más factores determinantes. Su calidad, su capacidad goleadora o defensiva, su carisma, su garra dentro del campo. Eso engancha y hace que los aficionados se unan y animen cada semana a su equipo. Por eso muchos jugadores pueden recibir críticas a la hora de salir de un equipo, por decisión propia.

Presentación de Marc Bartra Betis

En mi opinión pueden darse dos planteamientos, bastante similares por un lado, y diferentes por otro. Nos ponemos en situación. El equipo despunta, tú destacas. Los buenos resultados te sirven como plataforma para que el resto de equipos y directivos vean tu gran nivel, tu suerte en los últimos partidos, tu calidad y tu ambición por mejorar. Tú te encuentras bien, en tu mejor momento deportivo y te llegan varias ofertas en el mercado de invierno. Algunas mejoran tus condiciones económicas, otras las deportivas, otras similares a las que tienes actualmente. ¿Qué haces? ¿Qué criterio te guía? ¿Más dinero, mejor equipo? ¿Prefieres continuar en tu equipo y seguir despuntando?

Segunda situación. El equipo va mal. Ha entrado en una mala racha de resultados. Zona de descenso y lo que antes salía bien, ahora va mal. Las cosas no marchan como esperabas, pero el equipo necesita lo mejor de ti y del resto de compañeros. Precisamente por eso, otros equipos se fijan en ti. Equipos, algunos de inferior categoría pero con más ambición deportiva. Clubes más próximos a tu casa. La oferta económica no mejora, pero compensan otros aspectos. ¿Te vas o te quedas? ¿Abandonas a tu equipo cuando más te necesita? ¿Priorizas otros aspectos menos relevantes que los meramente deportivos? ¿Te compensa continuar si el descenso es inminente?

Fichajes de este mercado de invierno del Lorca FC

Ahora, en este mercado de fichajes, que anoche se acabó, se han vivido decenas de situaciones de este tipo. Situaciones creadas muchas por el aspecto deportivo y otras por el aspecto económico. Yo no soy futbolista y no sé lo que haría. Esta profesión tiene fecha de caducidad. No encontramos a personas que se dediquen a jugar al fútbol con más de 40 años y esa edad ya es alta para seguir jugando. Por eso influyen variados factores, ya también personales, que te hacen ver tu futuro profesional con otros ojos. Para mí, los jugadores sí son mercenarios. Si acuñamos este concepto como persona que se guía por su bienestar económico y personal a la hora de elegir cambiar de trabajo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.