Aún recuerdo los días previos al cierre del mercado de fichajes del pasado verano, cuando las portadas de los diarios deportivos se llenaban de números que barajaban las cifras de las incorporaciones que estaban haciendo los equipos españoles durante todas esas semanas. Como ha sucedido cada periodo estival, algunas cantidades fueron más abultadas que otras y el equipo de Florentino Pérez pertenecía a ese sector.

Morata y Jesé, canteranos con un gran futuro por delante

Morata y Jesé, canteranos con un gran futuro por delante

Nombres sonados como IscoIllarramendi, Carvajal y Casemiro, por los que el equipo de la Castellana ha tenido que desembolsar un total de 81 millones de euros. Eso sin sumar los 91 del futbolista galés, Gareth Bale, que consiguió tener en vilo a miles de madridistas a lo largo de varias semanas. Grandes cantidades para grandes cracks.

Tan solo se han disputado ocho jornadas de Liga, encuentros en los que el Madrid de Ancelotti no termina de encontrar su juego y en los que ha tenido que remontar varios partidos en los últimos minutos, evitando perder así los tres puntos por victoria y descolgarse de este modo de la cabeza de un campeonato que lideran Barcelona y Atlético de Madrid, cuando la competición no ha hecho más que arrancar.

Unos partidos que no han salvado precisamente los recién llegados, las grandes estrellas, los que han costado muchos millones. Muy al contrario, han sido los canteranos, los que han estado jugando en las categorías inferiores del equipo blanco, aquellos que han tenido que esforzarse y desvivirse en cada oportunidad que les brindaban los técnicos para poder alcanzar un lugar en la primera plantilla, son ellos los que han dado el arreón final. Y parece que se están ganando ese hueco. Sí, sin ninguna duda.

Morata y Jesé han sido los nombres propios durante la pasada jornada de Liga y también a lo largo de toda esta semana. Los recién ascendidos al primer equipo se están haciendo hueco en el once de Carlo Ancelotti y también, en el corazón de la afición madridista, quienes amantes del coraje, la perseverancia y la raza, como sentimientos obligados en los jugadores que visten su camiseta, reclaman más minutos para estas jóvenes promesas.

Canteranos que están haciendo dudar al cuerpo técnico y a los aficionados de futbolistas de renombre, con muchos años de bagaje sobre ellos y que no están saliendo beneficiados en las posibles comparaciones. Canteranos que están  aportando el ímpetu y la garra necesaria para dar la vuelta al marcador cuando se están dejando escapar los tres puntos. Canteranos que ilusionan a una afición que  ve como los futbolistas de las categorías inferiores luchan por ganarse un puesto en el equipo, plagado de grandes jugadores.

Así que, a día de hoy, y habiendo presenciado los minutos jugados por ambos futbolistas podemos decir que han dejado de ser los jóvenes canteranos destinados a un papel testimonial para pasar a convertirse en verdaderos jugadores del primer equipo.

Sobre El Autor

Periodista graduada por la Universidad de Murcia que actualmente se encuentra en Londres probando suerte. Una enamorada del fútbol que se siente afortunada de haber sido testigo de las hazañas más grandiosas que la Selección Española ha cosechado nunca. Y aquí sigue, con intención de volver a contarlo.

Artículos Relacionados