Ayer la Liga se vestía de gala para mostrar al mundo uno de los mejores partidos que puede ofrecer. FC Barcelona – Valencia, primero contra segundo. Ambientazo en la grada con una afición hambrienta de volver a ser grande. Lo que prometía ser una noche donde la competición mostrara músculo, acabo siendo prueba de la realidad en la que vive un campeonato dirigido por ineptos que anteponen su ego al bien del fútbol.

Fue gol. Y no lo fue por un milímetro sino por centímetros, y por unos cuantos. Para mayor bochorno, el balón incluso botó dentro de la portería. Dicen que el árbitro tenía claro que había entrado pero tiró de Reglamento consultando a su linier. Aquel hombre bajito que salía del campo en el descanso confesándole a Messi que “la había liado parda“.

Que la Liga a día de hoy no tenga VAR ni ojo de halcón es culpa de Tebas. Ese presidente que se enroca en un supuesto despotismo de la FIFA pero al que no le tiembla el pulso si se trata de su sueldo. De nada sirve tener a Messi y Ronaldo si luego suceden esperpentos como el de anoche. Poco más se puede hacer que criticar una situación única en Europa. El resto quedará para la historia junto con el gol de Betis o el mítico “Rafa no me jodas“.

Jordi Alba celebra gol del FC Barcelona contra Valencia

Jordi Alba, a día de hoy el mejor lateral izquierdo del mundo

En cuanto a lo puramente futbolístico, el mejor FC Barcelona de la temporada se presentó en Mestalla ante un Valencia timorato. El equipo de Marcelino me recordó a esos estudiantes que se preparan exámenes tipo test. Mientras haces las pruebas en casa, apruebas el 90% de los que haces, hasta que llega el día de la verdad y pegas el petardazo consciente de que el reloj esta vez sí, no tiene red.

En la segunda parte, el conjunto ché espabiló (peor no podía hacerlo) e incluso se puso por delante. Sin embargo, conforme se acercaba el final del encuentro la sensación de que el FC Barcelona se iba a llevar el partido crecía por momentos. Acabó en empate. Buen resultado para el Barsa (omitiendo el robo) e indiferente para un Valencia cuyo objetivo debe ser entrar en Champions.

Si Dembelé encaja en su retorno y si se ficha un jugador de mediocampo diferente en el mercado invernal, el FC Barcelona sí, aspirará a ganar la Champions. De lo contrario, con el momento actual de Suárez y Deulofeu creer en un entorchado europeo es una auténtica quimera.

Pd: Mención especial a Ernesto Valverde quien demostró, una vez más, ser el mejor representante del club delante de un micrófono. Muchos deberían aprender.

Sobre El Autor

Fundador y Director

Nací en Murcia y crecí viendo al Barcelona de los Romário, Laudrup y Stoichkov. El fútbol de posesión y la figura del 4 son las claves.

Artículos Relacionados