Nos asombró sobre el terreno de juego y ahora intenta que disfrutemos con él en el banquillo. El extremeño Victor Fernández viajó por toda España como futbolista demostrando su gran calidad, quién no recuerda sus pases y sus hermosos goles en el Valladolid y Villarreal en la élite del fútbol. Ahora en Cartagena y con una apuesta clara por el fútbol atractivo lucha para que su actual club vuelva cuanto antes a Segunda.

Hay delanteros que no se olvidan, de esos que uno siempre recuerda sus goles, y cuando pensamos en el Valladolid y Villarreal una “V” en mayúsculas llega a nuestras cabezas: Víctor Fernández. Desde que hace unos años decidió sentarse en el banquillo, colgar las botas, y empezar a dirigir el juego, intenta transmitir su calidad en el césped a sus pupilos.

En el Leganés pasó de jugador a entrenador a mitad de temporada hace unos años. Luego, el Real Valladolid le agradeció lo mucho que le dio en el césped ofreciéndole la posibilidad de entrenar a sus jóvenes promesas. Y también ha ejercido de entrenador para la selección AFE España, de jugadores sin equipos.

Y otro de los equipos donde dejó huella como futbolista, en Cartagena, le han dado una oportunidad para demostrar su valía como entrenador. De momento no ha comenzado nada bien sumando solo dos victorias en las primeras ocho jornadas. En el Cartagonova lo recibieron con los brazos abiertos, el ídolo volvía a casa. En un momento de ilusiones recuperadas en la ciudad, con nuevos dueños que prometen olvidar las incertidumbres del pasado reciente, Cartagena se ha vuelto a ilusionar con un equipo que juega bien al fútbol pero que no gana, y eso empieza a ser un problema. A pesar de lo que hizo como futbolista, como siempre los resultados mandarán y debe comenzar a sumar de tres en tres el bueno de Víctor.

Victor Fernández, un futbolista que dejó huella

Una perla más de la cantera del Real Madrid. De la fábrica blanca, procedente de Mérida y del CD Leganés, llegó a Tenerife un joven llamado Víctor Fernández en la temporada 1994-95. Ese año debutó en la Primera División. Bajo las órdenes del argentino Vicente Cantatore compartió vestuario con jugadores como Pizzi, Juanele, Felipe Miñambres…y consiguieron salvarse con apuros.

Al siguiente curso se marchó cedido al Toledo, donde vivió una temporada rara con tres entrenadores durante ese ejercicio. Allí jugó mucho, se sintió importante, y llevó al equipo hasta la mitad tabla con compañeros como Juan Carlos Mandiá (jugador que luego como entrenador dirigiría a Hércules, Alavés…) y el polaco Jan Urban, todo un ídolo para la hinchada de Osasuna aquellos años.

Tras su año de crecimiento en Toledo el técnico argentino Vicente Cantatore lo pidió para el Real Valladolid, le gustó cuando lo tuvo bajo sus órdenes en Tenerife. En esa histórica temporada para el equipo que se clasificó para la UEFA terminando séptimos, Victor lo jugó casi todo y brilló marcando 16 goles. Además el extremeño aprendió mucho de sus compañeros como el veterano portero César, el delantero croata Peternac…

Víctor Fernández Valladolid

En el curso 1997-98 un mal arranque de tres derrotas consecutivas provocó la marcha de Cantatore y la llegada de Kresic al banquillo del José Zorrilla. Esa temporada Victor volvió a demostrar su calidad siendo de los mejores del equipo que terminaría en la mitad tabla sin sufrimientos de última hora. Ese año el delantero conseguiría marcar 5 goles, el croata Peternac le superó con 13 goles y el argentino Klimowicz sumó 3.

El técnico croata Kresic también cuajó como Cantatora en Valladolid y logró mantener sin sufrimiento y disfrutando de la categoría al club en la élite. Un curso más Víctor continuó siendo protagonista en el juego ofensivo del equipo, anotando menos goles pero asistiendo más. Ese año el delantero anotó 4, por 13 de Peternac, 4 de Alberto López y uno del argentino Klimowicz, su competencia en ataque.

En la 1999-2000 Gregorio Manzano llegó al club como nuevo entrenador y siguió apostando por Víctor como hombre protagonista en el juego de ataque del Valladolid. El extremeño le devolvió la confianza con 13 goles y una brillante campaña donde el equipo terminó octavo rozando posiciones de UEFA. Esa plantilla con Caminero, Rodrigo Fabri, Vizcaíno, Eusebio, Congo…nos hicieron disfrutar mucho a los futboleros.

Víctor Fernández sería uno de los buenos fichajes que realizaría el Villarreal el curso de su regreso a la élite del fútbol español tras su debut dos años atrás. El delantero extremeño marcó 14 goles y tenía como compañeros de ataque a Gica Craioveanu, Palermo, Calleja, Moisés.. Esa temporada el submarino amarillo de Victor Muñoz terminó séptimo.

Víctor Fernández

Al siguiente año Víctor repitió su buen rendimiento marcando otra vez 14 tantos, y al siguiente bajó a 8 goles, aunque se mantenía como máximo goleador groguet en la Liga por delante de jugadores como Martin Palermo, Guayre y Aranda. En el curso 2003-04 y con Benito Floro y Paquito en el banquillo el Villarreal volvía a acercarse a posiciones europeas tras pelear por la salvación en los años anteriores. En esa temporada el extremeño volvió a ser importante para el equipo, jugó 27 partidos aunque solo anotó tres goles. Sony Anderson fue la estrella ofensiva de los castellonenses.

Y llegó el momento de regresar a uno de los hogares futbolísticos de su trayectoria deportiva. Víctor volvió a Zorrilla. Bajo las órdenes de Kresic, y luego de Marcos Alonso, el Real Valladolid buscaba el ascenso a Primera que no terminó logrando, pero el delantero se sintió importante y anotó 8 goles. Por delante de él se quedo Aduriz que marcó 14 goles para el equipo.

Víctor seguía marcando goles (11 en la temporada 2005-06) junto a Joseba Llorente en este caso, pero el Valladolid completaba una floja segunda parte de la Liga y se quedaba sin opciones de ascenso. Al siguiente curso este dúo de atacantes volvió a funcionar a las mil maravillas y fueron claves para la gran temporada del equipo entrenado entonces por Mendilibar que ascendió como campeón de la Segunda. 19 goles marcó Víctor.

En el retorno a la élite el delantero volvió a demostrar su clase con sus pases y goles (9) que ayudaron a salvar al club otro año más en la élite. A la siguiente temporada con 5 goles también ayudó para que el Valladolid mantuviese la categoría aunque con mucho sufrimiento.

Dejó Zorrilla para marcharse al Cartagonova, a un equipo en crecimiento como era el Cartagena. Allí realizó una brillante temporada y se convirtió en uno de los ídolos de la afición. Marcó 9 goles y consiguió junto al resto del equipo ilusionar a la grada cartagenera con un ascenso a primera que se esfumó en las últimas jornadas. El siguiente curso anotó 12 goles, volvió a ser protagonista del juego del  Cartagena pero el equipo estuvo más irregular y se quedó en mitad tabla.

Víctor Fernández Cartagena

Su último curso como profesional fue en el CD Leganés donde comenzó como futbolista y terminó en el banquillo dirigiendo a sus compañeros para salvar la categoría en Segunda B. En ese momento colgó unas botas que nos dieron muchas alegrías.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.