Ayer había Clásico. Uno de los partidos más esperados e importantes de la temporada que tenía un sabor especial. Bueno, especial para los madridistas que lideraban la tabla seis puntos por encima del eterno rival y quienes se mostraban confiados en la victoria para tomar así distancia del resto y afianzar su posición al frente de la clasificación.

Por su parte, el equipo de Luis Enrique confiaba en acortar distancias tras el pitido final y conseguir acercarse a los blancos para que comenzase nuevamente esa apasionada disputa por el título liguero entre ambos. Pero al final, las cosas quedaron tal cual habían comenzado a las 16:15 de la tarde en Barcelona.

El Madrid lidera la Liga seis puntos por encima del equipo blaugrana tras la aparición estelar de su capitán en el minuto 90. Y es que Ramos es mucho Ramos, sobre todo cuando se le necesita.

Sergio Ramos mirando al cielo tras su gol en el minuto 90

Sergio Ramos mirando al cielo tras su gol en el minuto 90

Pero antes de hablar de cómo acabaron las cosas, remontémonos al inicio del partido, o también podemos hacerlo al comienzo del día cuando los medios de comunicación se hicieron eco de una una posible evasión de 150 millones de euros de Cristiano Ronaldo en un paraíso fiscal.

Un hecho que seguramente animaría a los contrarios al pensar que el portugués estaría distraído y con la mente puesta en semejante información y no en la portería de Ter Stegen. E incluso que los compañeros de equipo se contagiarían de esa preocupación.

Y quizá fue ese el motivo o no, pero lo cierto es que el equipo de Zidane estuvo más motivado en mantener el empate inicial que en perseguir el empate después del gol de Luis Suárez en el minuto 8 de la segunda parte.

Fue el uruguayo quien tiró de sus compañeros para intentar poner el segundo gol en el marcador que les diera a los culés la tranquilidad suficiente de llevarse los tres puntos.

Varane remata cabeza clásico

El defensa francés rematando con un cabezazo en la portería del Barcelona

Nadie se puede confiar si juega contra el Real Madrid. Y mucho menos si el de Camas corretea por el área contraria en los minutos finales del encuentro para conseguir ese ansiado gol, como ya hizo en la final de la Champions contra los colchoneros o en la final de la SuperCopa de Europa. Y es que el sevillano es muy de marcar en el último suspiro.

Pero volviendo a la primera parte del encuentro, los blancos no desplegaron mucho Fútbol, quizá por la tranquilidad de esos seis puntos que tenían de ventaja, estos esperaron para salir a la contra, tuvieron algunas ocasiones claras que fueron bien resueltas por el portero alemán y pusieron velocidad en el partido cuando quisieron de los pies de Isco y Modric.

El Barcelona por su parte no dio mucho trabajo a Navas en los primeros 45 minutos del encuentro puesto que no remataban en área contraria. Sí tuvo trabajo el árbitro del partido con las polémicas arbitrales que se sucedieron como los posibles penaltis que reclamó el Real Madrid, uno de ellos sobre Lucas Vázquez que pareció ser claro en el minuto 13, o las manos que reclamó el Barcelona de los defensas madridistas en su área.

Así que la polémica está servida. La semana futbolera comienza hoy mismo con todo lo que hay por debatir y el Madrid sigue siendo líder afianzado en la clasificación con seis puntos de ventaja, marcando su mejor racha. Eso sí, nadie se puede confiar porque el fútbol nunca deja de sorprendernos y lo que hoy te mantiene por delante, mañana te puede dar un revés que te hace caer. Siéntense y disfruten, el espectáculo está servido.

Sobre El Autor

Periodista graduada por la Universidad de Murcia que actualmente se encuentra en Londres probando suerte. Una enamorada del fútbol que se siente afortunada de haber sido testigo de las hazañas más grandiosas que la Selección Española ha cosechado nunca. Y aquí sigue, con intención de volver a contarlo.

Artículos Relacionados