Hoy en TresCuatroTres hemos decidido apostar, en nuestra sección VCR, por una chilena, y el nombre propio que nos ha venido a la cabeza no es otro que el de Marco Van Basten. Si a Cruyff se le conoció, entre otros apodos, como “El Holandés Volador” (gracias a su tanto contra el Atlético de Madrid) dicho apelativo podría hacerse extensible al bueno de Marco.

Nos situamos en la tarde del 9 de noviembre de 1986, partido de la Eredivisie que enfrentaba al temible Ajax de Amsterdam con un rival de nombre desconocido, el F.C Den Bosch, equipo donde comenzara otro grande como Ruud Van Nistelrooy.

El conjunto de la capital holandesa estaba entrenado por Johan Cruyff y contaba en sus filas con jugadores de la talla de: Danny Blind, Frank Rijkaard o Dennis Bergkamp. Pero quien sin lugar a dudas destacaba, era un joven de 23 años llamado Marcel Van Basten, conocido como “Marco” Van Basten.

El balón lo lleva Witschge, quien se la deja de tacón a Rijkaard, para devolvérsela de nuevo a Witschge. Este abre a la banda donde recibe Wouters, levanta la cabeza y pone un centro para que Marco Van Basten salte y la coloque a la escuadra contraria. Comenzaba a forjarse un mito…