Asiste el seguidor blaugrana a una pléyade de comentarios ambiguos sobre el club. Por una parte, la que se preveía una temporada de fracasos en la sección de fútbol, auspiciada por la ineptitud de la directiva blaugrana para solventar la marcha de Neymar y dotar al equipo de Valverde de mayores opciones atacantes, se ha difuminado. A día de hoy el equipo de Ernesto cuenta sus partidos en Liga por victorias, salvo la permitida obtención de un único punto en el Wanda Metropolitano, y se ha clasificado en primer lugar en su grupo de la Liga de Campeones. Por otra, los puristas del fútbol, critican que el equipo blaugrana no da espectáculo, aburre, gana sus partidos por la mínima.

No voy a ser yo, amante del fútbol de Cruyff y de Guardiola, el que diga que es excelso el fútbol del equipo blaugrana. Sin embargo, soy moderadamente optimista acerca de las posibilidades del mismo. Si por algo se caracteriza el equipo de Valverde a día de hoy es por su fiabilidad. No gana por su gran juego, pero es muy fiable, sabes que su once no va a destacar por sus grandes combinaciones que levanten los “olés” en la grada, pero sin embargo no dudas que sus jugadores se van a dejar la piel por conseguir la victoria, que será difícil que alguien les pueda ganar, que tiene alternativas (a pesar de las sensibles bajas de Sergi Roberto y André Gomes en la medular) y que, a diferencia de otras temporadas, todos los integrantes de la plantilla, salvo el díscolo turco, están metidos en la dinámica del equipo, en su solidaridad, independientemente de que jueguen más o menos minutos. Y si algo falla atrás, allí está el mejor portero del mundo, en la actualidad. Y si algo falla delante siempre se la puedes dar a Lionel Messi.

Ernesto Valverde

Ernesto Valverde ante la posibilidad de dar un golpe a la Liga

Ese Lio al que muchos situaban fuera de la entidad blaugrana ha firmado su compromiso con el club por cuatro años más. Con él en el campo sabes que la diversión está asegurada, que puedes esperar lo increíble, aunque sus otros diez compañeros no sean capaces de combinar, es el mejor jugador de la Historia, y sigue con hambre.

Esta tarde le espera un gran envite, el Valencia que Marcelino ha transformado en un gran equipo, con un juego muy interesante, pero no olvidemos, el Barça de Valverde es el gran favorito, por historia, por calidad de sus jugadores y porque tiene a un Leo que querrá celebrar que se queda 4 años más en casa, con los suyos, con su familia futbolística de toda la vida y esa es mucha ventaja. No hay lío en su renovación pero no descartemos que esta noche Lionel la líe.

Sobre El Autor

Redactor

Nacido en Cieza y amante del buen fútbol. Las sinapsis blaugranas se suceden cada Domingo. No hay nadie como el ‛10‛ de Rosario.

Artículos Relacionados