Considerado uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos con una larga lista de goles que pasarán a la historia como obras de arte. Reconocido por la FIFA como ‘Mejor Jugador Mundial’ en hasta tres ocasiones, elegido por la UEFA en 2011 como ‘Mejor Futbolista Europeo de los últimos 50 años’ y señalado como máximo exponente en el fútbol mundial durante la década de los 90 y principios de los 2000.

Son algunos de los títulos que se lleva el futbolista francés Zinedine Zidane, además de todos los que ha cosechado a lo largo de su carrera profesional vistiendo la camiseta de diferentes conjuntos europeos. Esos, que le han llevado a alcanzar la gloria futbolística convirtiéndole en un referente para todos los que disfrutan con el deporte rey.

El centrocampista francés debutó como profesional en mayo de 1989 con tan solo 17 años, una temporada en la que solo jugó dos de los partidos del equipo. Tras el despegue de su carrera en la que pasó también por el conjunto francés F.C. Girondis de Burdeos, llegó hasta Italia donde en 1996 fichó por la Juventus F.C. en la que vistió la elástica blanquinegra durante cinco temporadas.

Zidane volea

Hasta que llegó el momento de fichar por el que acabó convirtiéndose en el ‘amor de su vida’. En 2001 el centrocampista francés llegó al equipo que presidía Florentino Pérez por aquel entonces, después de que el presidente madridista desembolsase 12.900 millones de pesetas por el francés. Se convirtió en uno de los fichajes más importantes de los últimos años además de ser el más caro de la historia del fútbol hasta el momento. El futbolista decidió adueñarse del dorsal número 5 tras la retirada de Manolo Sanchís.

Su participación con la Selección Francesa también le ha otorgado muchas satisfacciones aunque también algún que otro quebradero de cabeza. Y es que siempre recordaremos el cabezazo que el galo propinó a Materazzi en julio de 2006 en la final que su selección se estaba jugando contra Italia. El centrocampista fue expulsado en la final que siempre será recordada.

Fue tras ese mundial cuando Zidane decidió anunciar su retirada del fútbol dejando muy claro que estaba enormemente orgulloso de todo lo logrado durante su carrera como profesional del balón.

Zidane y Ancelotti

Una profesión de la que no quería alejarse y que le llevó iniciar su preparación para poder dar el salto desde los terrenos de juego a los banquillos de fútbol. Nueva etapa que comienza en junio de 2013, cuando es nombrado segundo entrenador del Real Madrid de Ancelotti hasta que saltó en solitario a dirigir al Castilla, filial del conjunto blanco, un año después.

Y es por ello, que en un momento en el que la situación deportiva del Real Madrid no pasa por su mejor momento y Rafa Benítez parece tener medio pie fuera del banquillo merengue, el nombre del francés parece haber entrado al bombo de los posibles sustitutos del técnico madrileño.

Una realidad que ha generado posiciones encontradas. Por un lado, los que piensan que Zidane no debería ser el parche ante el fracaso de ningún entrenador a mediados de temporada y por otro lado aquellos que piensan que el francés está listo y más que preparado para asumir el cargo y sacar al equipo merengue del complicado momento que atraviesa porque tienen los suficientes recursos para conseguirlo, ¿o no?